miércoles, 25 de abril de 2018

Joaquín Gurruchaga







Una muchacha escribe
en el autobús, busca
nuevas palabras, mira
de cuando en cuando al techo
y baja luego azul y convertida en tinta enamorada,
junta letras
como se juntan las manos,
como se juntan los cuerpos,
como se juntan a veces, sólo a veces,
un instante cualquiera
y un segundo de magia. 




No hay comentarios:

Publicar un comentario