martes, 20 de marzo de 2018

©Carmen Castejón Cabeceira









No se como decirte que la noche me ha envuelto
con sus sombras más tristes,
tal vez porque te has ido
y me detuve sola,
entonces las estrellas cayeron en penumbra
y una ráfaga húmeda
de silencios cortados, me derrotó la calma.
Yo se que no he perdido los rastros de tu nombre,
porque siempre me vuelves,
y es que el tiempo sin ti me nace eterno,
aunque será mejor que ni siquiera sospeches
que tendida en la cama yo te espero,
donde tu me dejaste,
sin moverme de ti ,con los vértices vencidos.




 


 

No hay comentarios:

Publicar un comentario