martes, 30 de enero de 2018

Carmen Martagón







Ángel

Atraparte entre los brazos,
tratar de librarte hasta del aire,
del leve suspiro que pudiera rozar la línea de tu cuerpo,
en la recién estrenada adolescencia.

Proteger con mis alas tu sonrisa,
manteniendo acurrucado tu cuerpo junto al mío,
guardar intacta la bendita inocencia,
esa que escondes en la risueña claridad de tu mirada.

Dibujar un escudo donde nada te alcance
y quedarme embelesada en esa inmensa sonrisa
mientras en una retahíla voy susurrando
el conjuro protector de cualquier madre,
más bruja que nadie ante los suyos.

Dibujar el camino,
la senda protectora donde nada te alcance
y dormirme tranquila con tu respiración acompasando mi tiempo,
mientras imploro a ese dios,
en quien no sé si creo,
que no abandone esa mágica protección de sus alas inmensas,
sobre tus hombros de niño.

Carmen Martagón ©












No hay comentarios:

Publicar un comentario