martes, 31 de enero de 2017

Gabriela Mistral (Vicuña, Chile, 1889 – Nueva York, Estados Unidos, 1957)






Yo no tengo soledad

Es la noche desamparo

de las sierras hasta el mar.

Pero yo, la que te mece,

¡yo no tengo soledad!

-

Es el cielo desamparo

si la luna cae al mar.

Pero yo, la que te estrecha,

¡yo no tengo soledad!

-

Es el mundo desamparo

y la carne triste va.

Pero yo, la que te oprime,

¡yo no tengo soledad!






Antonio Porras Cabrera






Vengo del agua del mar
--------------------------------




Vengo del agua del mar,
traigo su sal y su yodo
para poderte besar
con mis versos en tus labios
volando en la madrugá.
Te regalo mil auroras
plenas de brisa marina
que adornen tu despertar
con los colores azules
de un cielo crepuscular
que va bailando su danza
sobre las olas del mar.
Quiero mecer tus cabellos
besar tu piel y tus ojos
y tu cuerpo acariciar
llevado por el antojo
de fusionarnos unidos
en un nuevo despertar.






Paco Mateos






ESA MUJER

Esa que cruza por las calles
sin rumbo fijo
la ultima estrella desterrada
la que atesora el sol en su mirada
la que conoce todos mis secretos
la que amé como a nadie y como a nada
no tiene nombre
es etérea
suave
se escurre entre mis manos
su pelo del color de la noche
su luz un claro día
y suena
dulce entre mis labios.
Ayer
hoy
mañana
y siempre
poesía.






 "A la sombra de Abril "










lunes, 30 de enero de 2017

Ana García Briones


Lola Fontecha.






Aceptar la marcha, inspira versos...

Y ahora tomo tus palabras
y las meto en el vagón de cola del tren que marcha,
para que a partir de ese momento
se pierda en contenido,
bajándose en la siguiente estación.

Ahora,
me dedico a diagnosticar la enfermedad objeto de tal condescendencia,
y a solas conmigo misma,
sigo preguntándome porque me hieres sin motivo.

Y rebusco en los cajones,
para encontrar algún vestigio que indique cómo y cuándo,
el jardín se mudó al desierto de tu olvido.

Y después de ahora,
dejaré de hacerlo,
porque no puedo seguir con esto
y entonces..,
será el momento justo de sentir
que por fin te has ido.

El frío de Lola Fontecha.









Ángel González









Leo poemas al azar,
leo casi sin pensar en lo que leo.
Cuando me encuentro un verso
triste,
siento en el alma como una
caricia.
No es que me alivie la tristeza
ajena;
es que me siento menos solo.








viernes, 27 de enero de 2017

Miguel Hernández






A mi gran Josefina adorada...
 
Tus cartas son un vino
que me trastorna y son
el único alimento para mi corazón.
             
Desde que estoy ausente
no sé sino soñar,
igual que el mar tu cuerpo,              
amargo igual que el mar.

Tus cartas apaciento
metido en un rincón              
y por redil y hierba
les doy mi corazón.

Aunque bajo la tierra              
mi amante cuerpo esté,
escríbeme, paloma,
que yo te escribiré.
Cuando me falte sangre              
con zumo de clavel,
y encima de mis huesos
de amor cuando papel.




Carmen Martagón ©









Te digo Amor
El amor se nutre de sonrisas y silencios,
de unas manos unidas, de un te quiero...
se alimenta de besos y caricias,
se aviva con la brisa de unos labios,
se agranda con el alma de un te espero,
renace con los abrazos más tibios,
se llena del cariño más sincero.
El amor madura con el tiempo
sólo si se nutre de cariño,
sólo si se amasa por momentos
sólo si se cuida y manifiesta.
Ese amor madura y se hace grande
cuando los dos queremos que así sea... 








BERTOLT BRECHT









DEBILIDADES


No tenías ninguna,

yo sólo una,

que amaba.













jueves, 26 de enero de 2017

Ana García Briones









Entiendo que,soy sombra
de aire fresco,
pintada de azul celeste,
savia de ese hermoso roble
donde te gusta posarte.


Entiendo que,
busques en los jardines
de las manos entrelazadas,
de los besos húmedos,
de las fuentes de agua
limpia,
que abones con jugos
durante varias estaciones
las hojas marchitas.

Entiendo que,
con tristeza,
soy el número impar
del cuarto vagón
de la estación del tiempo.



  De Partos de luz 





 







Sara Zapata








Nos empeñamos en entenderlo todo
en etiquetar lo que nos rodea,
aquí un árbol, un vaso, un puente,
aquí costumbre, alegría, amor, sexo.
Todo bien marcado,
estableciendo límites difusos
para darle sentido al absurdo de la vida.
Pero no todo se entiende,
yo no entiendo el canto de los pájaros,
el sonido del río,
el lenguaje de tus abrazos,
no los entiendo, y sin embargo
me llenan de calma.
Hoy a ti, en algún lugar
te brotaron lágrimas,
y yo, a kilómetros de distancia
me empapé de llanto.
Debe ser eso que llaman
"efecto mariposa",
y que tampoco entiendo,
pero siento.
Quizá fuera mejor
entender menos
y sentir más.






Carmen Maroto








Retales
de tu tiempo en mí.
Retales
que coso cada día
para hacer de ti
un gran relato.









 

miércoles, 25 de enero de 2017

Ana Herrera








BAJO EL SAUCE

Es un amanecer como tantos.
La mirada del pájaro de sueños
que volaba sobre los días de mi infancia
roza dulcemente mi mejilla
junto al frescor que despide tu cercanía.
Siento como te despiertas y te vistes despacio
mientras yo me sumerjo en la eternidad de las palabras.
De pronto, escucho el rumor del viento
que sopla ligeramente sobre las ramas del jardín
y pienso que hay días
en que soñar bajo las ramas del sauce resulta imposible,
y otros en que vuelas hacia el sol
sin miedo a caer derretida por sus rayos.
Por eso, hoy bajaré a soñar bajo las ramas del sauce,
anulando toda imposibilidad,
y respiraré entre las flores frescas del viejo rosal
que cada año se renueva,
porque por estos lugares de siempre,
como esfinge que el tiempo esculpe,
paseo cada año vagamente mi delirio.


















Pedro Javier Martín Pedrós.












Hay parques en mi ciudad inventada
con sabor a felicidad.
Te cuento un secreto:
suelen tener horarios para
encuentros amorosos.
En una de mis visitas,
me sorprendió una grabación en
un banco de madera que decía:
Solo para poetas con venas abiertas
y miradas azules,
transparentes.
En estos lugares especiales nacen soplos
de poemas llenos de vida
y abrazos encontrados.

De Poemas para la vida








Anne Sexton









El miedo
a ahogarme,
el miedo a estar así de sola,
me mantuvo ocupada haciendo un trato
como si pudiera comprar
mi huida de todo esto
y funcionó durante dos años
y todo julio.









martes, 24 de enero de 2017

Ana García Briones






Vuela sobre paisajes
de tiernas imágenes,
en la certeza
que somos
polvo en el viento
acariciados por trocitos
de cielo.

Hay cumbres heladas
en el horizonte
que encienden
hogueras
entre relojes de agonía
y el vértigo de los escaladores.

En el límite
entre el bien
y el mal
surge la ternura,
el deseo limpio
de un nuevo despertar.









Ana Deacracia


 



Por si me besas...
Hurgaré un tsunami en mis venas.
Sueño arrastre el aroma
del vidrio de tu eco.
Conseguiré
que mis rompientes no sepan
de tus pasos de arena,
y que el viento derivado
de mi necesitarte
me haga duna al otro lado
de esta tremenda geografía.

Susurraré a mis caracolas...,
les rogaré que obvien
tu mirar traicionero,
y que de ninguna manera
mis olas y mis naufragios
te rocen un ápice.
Te hurtaré de mi sed,
y olvidarás la tuya.

Restregaré con veneno mis labios
por si me besas







Carmen Garcia Ariza



Y ahora
la luz me inunda;
y ahora
soy vida.


Luis García Montero







Como la luz de un sueño,
que no raya en el mundo pero existe,
así he vivido yo
iluminado
esa parte de ti que no conoces,
la vida que has llevado junto a mis pensamientos...
Y aunque tú no lo sepas, yo te he visto
cruzar la puerta sin decir que no,
pedirme un cenicero, curiosear los libros,
responder al deseo de mis labios
con tus labios de whisky,
seguir mis pasos hasta el dormitorio.
También hemos hablado
en la cama, sin prisa, muchas tardes
esta cama de amor que no conoces,
la misma que se queda
fría cuanto te marchas.
Aunque tú no lo sepas te inventaba conmigo,
hicimos mil proyectos, paseamos
por todas las ciudades que te gustan,
recordamos canciones, elegimos renuncias,
aprendiendo los dos a convivir
entre la realidad y el pensamiento.




lunes, 23 de enero de 2017

Baños de la Encina


Ana García Briones







Se deslizan caricias
como burbujas cristalinas
en forma de algas.

Las hojas se extienden,
el perfume penetra
en las grietas,
derramando luz,
reverdeciendo los vacíos.


Partos de luz
 



 

Juan Gelman







Escribo en el olvido
en cada fuego de la noche
cada rostro de ti.


Hay una piedra entonces
donde te acuesto mía,
ninguno la conoce,
he fundado pueblos en tu dulzura,
he sufrido esas cosas,
eres fuera de mí,
me perteneces extranjera.



Ángeles Mora




El espejo de los espías

Estamos al fin hechos
a cierta imagen y semejanza vana
de esta violencia que se ha llamado vida.
Que cada día
nos arrastra de nuevo
para llevarnos siempre
al mismo sitio.

Así el lenguaje
acaba siempre siendo un animal
herido, un topo que no zapa,
mudo,
helado espejo de los espías.





De "Contradicciones, pájaros" 2000




Chantal Maillard



Intermedio

Entre una imagen tuya
y otra imagen de ti
el mundo queda detenido.
En suspenso. Y mi vida
es ese pájaro pegado al cable
de alta tensión,
después de la descarga.


De "Lógica borrosa" 2002



Presentando El metal de las edades de Javier Irigaray en la Biblioteca Provincial Jaén


domingo, 22 de enero de 2017

Ana García Briones




Mis pulmones se abren
en la alegría de los niños,
en los ríos de las sonrisas,
en las luces del campo
donde el verde
y el olor a jara
visitan este poema.


Partos de luz


 

 

Alarma



Las mujeres tenemos una obligación con nosotras mismas, pero también la tenemos con otras de nuestro mismo género: denunciemos, gritemos, eduquemos a la mujer… hagámosla entender que nadie merece ser golpeado, nadie tiene el derecho de levantar el puño y estrellarlo en ninguna parte de tu cuerpo. El maltrato está latente en muchos hogares del mundo al menos una de cada tres mujeres ha sufrido algún tipo de agresión o maltrato a manos de su pareja y/o a manos de hombres de su misma familia. A pesar de las campañas contra la violencia a la mujer que a nivel mundial se han llevado a cabo, a través de artículos, discursos, festividades, programas educativos al respecto, las estadísticas mundiales siguen siendo alarmantes y cuando una mujer muere en manos de un maltratador todos gritamos a voz en cuello “¡BASTA YA!”, sin embargo, está claro que eso no es suficiente. Trabaja para que día a día tu pareja, tus hijos, tus vecinos, tus padres y todos los seres con los que te relaciones valoren el ser humano que hay en ti, y así mismo aprende a valorar a cada uno de ellos y la oportunidad que te brindan en tu vida para aprender. Recuerda que ninguna persona tiene derechos sobre ti, que es tu vida y que te compete a ti cuidarla y respetarla. Aunque ames mucho a alguien, en el momento en que te falten al respeto, RENUNCIA. Rechaza esa forma de tratarte, no lo aceptes en tu vida. Muchas veces se piensa que la violencia en contra de la mujer consiste sólo en los golpes, pero es bien sabido que la violencia nos viene en diferentes formas, muchas veces de la forma mas sutil, para finalmente descubrir que no sólo nos están negando nuestros derechos, sino que también nos explotan los sentimientos, nos anulan la voluntad, nuestras capacidades físicas y hasta mentales, haciéndonos creer que nuestras ideas, sueños y anhelos no valen la pena, ni siquiera para ser tomados en consideración.