miércoles, 5 de julio de 2017

Carmen Martagón







Pues eso... Ni más ni menos. 
No me importa 
Ha dejado de importarme cómo me ven,
si piensan que soy alta, baja, gorda o flaca,
si creen que soy lista, torpe, fea o guapa. 
Ha dejado de importarme cómo me observan,
no le presto atención a miradas ajenas,
a juicios en vano o a las falsas condenas.
Porque he aprendido a mirarme al espejo,
sonreirme sin prisas, vivir a carcajadas
y a curar las heridas que he tenido en el alma. 
Y he decidido ser, lo que más me emociona,
un café bien cargado, brisa de la mañana, 
las olas en la orilla o el sol en mi ventana. 


No hay comentarios:

Publicar un comentario