lunes, 19 de junio de 2017

Olvido García Valdés




Hundir los dedos entre sus cabellos...
 

Hundir los dedos entre sus cabellos
o pájaros jugando,
muy despacio, a caerse de un cable
de la luz,
muy despacio, abanico
de mirlos.
Cerca hay una charca y un árbol
en el centro.
Reverbera la fiebre,
el amarillo hiere sobre el agua.

De "Exposición" 1979


No hay comentarios:

Publicar un comentario