martes, 25 de abril de 2017

lunes, 24 de abril de 2017

EDITA ( Presentación de Anida en mi ser sábado 29 de Abril a las 12:30 por Pedro Javier Martín Pedrós ) )


Recital homenaje ( Vicente Alexandre )



Vicente Aleixandre y Merlo. (Sevilla, 26 de abril de 1898-Madrid, 14 de diciembre de 1984). Poeta perteneciente a la Generación del 27, recibe el Premio Nobel de Literatura en 1977.
Su infancia transcurre entre Málaga y Madrid. Estudia Derecho y Comercio, y durante unos años es profesor en la Escuela de Comercio de Madrid especializándose en Derecho Mercantil.
Su amistad con Dámaso Alonso y sus inquietudes literarias le llevan a leer y a estudiar a los grandes poetas de la literatura universal, como Bécquer y Rubén Darío. Sufre una grave enfermedad y durante su recuperación se dedica a escribir poesías que son publicadas en las revistas culturales más importantes de la época, consiguiendo gran éxito. Ahí empieza su amistad con los otros componentes de la Generación del 27, como Federico García Lorca y Luis Cernuda. En 1934 recibe el Premio Nacional de Literatura.
Tras la Guerra Civil permanece en España y su obra toma una trayectoria muy personal. En 1949 es nombrado Académico de la Lengua y desde entonces se convierte en maestro y protector de los jóvenes poetas españoles, que acuden a visitarle con frecuencia a su casa de Madrid, donde con frecuencia organiza tertulias literarias.
Su obra se caracteriza por el uso de la metáfora y se le reconoce como el principal poeta surrealista español. Se dice que su trayectoria se divide en tres etapas: una primera de poesía pura (con influencias de Juan Ramón Jiménez, Pedro Salinas y Jorge Guillén), otra de poesía surrealista y una tercera de poesía antropocéntrica.

En 1977 recibe el Premio Nobel, con el que se reconoce universalmente su obra y, en cierta manera, la de toda la Generación del 27.

miércoles, 19 de abril de 2017

Francisca Aguirre



Las manos

Pensamos porque tenemos manos

Anaxágoras

Me ha costado muchísimo educarlas

y no estoy muy segura de haberlo conseguido

porque la mayor parte de las veces

actúan por su cuenta se disparan

es como si tuvieran vida propia.

Algunas veces he pensado que solapadamente

sin darle cuenta a nadie

es decir sin decírmelo a mí

que al fin y al cabo soy su dueña

estas dos lagartijas estas aficionadas al tanteo

han conseguido nadie sabe cómo

elaborar una Constitución y no contentas con eso

han llevado adelante un Estatuto

lo que supone para mí un auténtico caos.

Porque no hay forma de poner de acuerdo

a estas dos desgraciadas a estas dos inconscientes

que se pasan la vida peleando

defendiendo con verdadera saña sus derechos:

la solidaridad insobornable de la izquierda

el orden la cordura y el respeto que para sí reclama la derecha.

Mientras el cuerpo el miserable cuerpo del que viven:

el tronco las axilas los brazos y los antebrazos las muñecas

no encuentran la manera de aplacarlas

de hacerles entender que si se empeñan

esto va a terminar en un entierro.

Que lo mejor sería que empezaran

a sacarle provecho a la distancia

al espacio que las separa equitativo

y a disfrutar del ritmo que produce

unirse de improviso una con otra

y jalear alegremente el hecho sorprendente y audaz

de que por fin la vida nos acerque aunque sea tan sólo

de manera fugaz como era de esperar.



Diana Maura







He llorado
cuando he visto sangre en mi espada.
He llorado
cuando he visto
a aquellos que siguen dando bandazos
en la oscuridad más absoluta,
reincidentes y quejumbrosos,
en la testarudez del vacío
de lo yermo.
He llorado
por ellos
y por mis propias ruinas,
muy adentro,
allí
donde las almas
pueden tocarse
y no se necesitan
de disfraces,
ni de piel,
ni siquiera de miedos.


viernes, 7 de abril de 2017

PALABRAS PARA JULIA - PACO IBAÑEZ (JOSÉ AGUSTÍN GOYTISOLO)

JOSÉ HIERRO




JUNTO AL MAR

Si muero, que me pongan desnudo,
desnudo junto al mar.
Serán las aguas grises mi escudo
y no habrá que luchar.

Si muero que me dejen a solas.
El mar es mi jardín.
No puede, quien amaba las olas,
desear otro fin.

Oiré la melodía del viento,
la misteriosa voz.
Será por fin vencido el momento
que siega como hoz.

Que siega pesadumbres. Y cuando
la noche empiece a arder,
Soñando, sollozando, cantando,
yo volveré a nacer.

Juana Castro



Sentir el peso cálido...


Sentir el peso cálido.
Girar
previsora la vista, y saber
que no hay nadie.
Agacharse. Enrollar
el vestido, dejar en las rodillas
la mínima blancura
de la tela, su felpa
y el fruncido que abraza
la cintura y las ingles.

Mojar
con el chorro dorado,
tibio y dulce la tierra
tan reseca de agosto, el desamparo
sutil de las hormigas en la hollada
palidez de los henos.

Mezclar
su fragancia espumosa con el verde
vapor denso de mayo, sus alados
murmullos, la espantada
carrera de los grillos.

Y en invierno, elevar
un aliento de nube
caldeada, aspirando el helor
de hoja fría del aire.

Orinar
era un rito pequeño
de dulzura
en el campo.


(De Fisterra, Libertarias, Madrid 1992)


 

 

jueves, 6 de abril de 2017

Miguel Bosé y Noa - La vida es bella

Sara Zapata





Nos envolvemos en capas
como esas Matrioskas
intentando esconder lo que somos,
protegiéndonos de todo,
de todos.
Hartos de golpes,
de zonas en las que falta color,
vamos construyendo nuevos armazones,
falsas apariencias.
Pero ahora que te acercas
a mi yo minúsculo y escondido,
quiero que sepas
que dentro de la última muñeca
sólo encontrarás un papel
que dice:
Cuidado. Frágil



Antonio Porras Cabrera




Moriré en el invierno de tus besos
---------------------------------------------
Moriré en el invierno de tus besos,
con nostalgias de lejanas primaveras
y el dulzor de frutas frescas del estío,
con el llanto otoñal de árbol caído.

Deambularé por los gélidos montes del invierno
esperando la eclosión de primavera
para tomar las mieses del verano
burlando al árbol del amor que se deshoja.

Todo nace, todo muere
en un ciclo de luces y de sombras
que aprisionan sin remedio nuestras vidas.





miércoles, 5 de abril de 2017

Luis Hervás Cuartero




LUZ

Cuando sonríes, corre el agua,
cuando lloras, llueve,
cuando callas, en los pozos 
hondos se refleja la nada.
Cuando hablas, corre el viento,
cuando piensas, sueña el alba,
cuando amas, en el fondo
más oscuro de mi pecho
se enciende la luz más clara.



José Lobo




En una plaza junto a indigentes
de una ciudad sin nombre,
nos encontramos una noche.
Me recordaba tanto a mí mismo
que sentí escalofríos.
Era un mes de noviembre
pero no como otro cualquiera
pues aquel solitario lobo
en esa madrugada de otoño
en la tierra halló su estrella.

Presentación de Violines sin música


Café de las Horas ( Valencia )



EDITA


Edita


Katy Parra




No hagáis caso
de aquellos que os amen demasiado
Probablemente sientan
temor a que os vayáis.
Salid a pasear cuando la lluvia
despliegue sus urgencias.
Escuchad a los pájaros,
ellos sabrán deciros
si la luna es propicia.

Dejad que se amontonen
las sombras y la nieve
si no sabéis qué hacer con el insomnio.
Todo se desbarata con la luz.
Y aprended de los gatos
a vivir dignamente,
sin más ajuar que un mundo
que quepa en vuestras manos.

Ilustración de Antonio Capel

Rosario Miloro Costas




GRITO

Grito tu nombre
desconocido,
grito tu silencio
y tu frío,
grito tu miedo
en el exilio,
grito tus pasos
cuando camino,
grito tu herida
en el alambre.
Juro que grito,

tu nombre
tu silencio
tu frío
tu miedo
tus pasos
tu herida

impotente
en el vacío.



martes, 4 de abril de 2017

Teresa Antares




He recogido el sonido del mar cuando estaba en calma,
con cuidado de que no se quebrara en ningún momento
y como quien va a regalar un destino de sueños...
lo he esparcido en nuestra cama,
luego la inmersión hasta la extenuación
... en la sincronización sin límite de las olas..




Jorge Novak Stojsic Sarac




puede
que se tarde
que cuando llegue
te hayas acordado de irte
y jamás nos encontremos
bruma
distancia
lluvia
dolor de no ser
y no estar jamás
contigo