miércoles, 22 de marzo de 2017

Julián Borao.




Esta noche te he visto
y millares de lunas salían de tus ojos
y quemaban mis soles tu mirada
y se encendían calles, monumentos, aceras,
y las plazas giraban a nuestro alrededor,
y ventanas pobladas de oscuridad y magia
convocaban poemas
para que nadie hablara a nuestro lado,
ensoñaciones, juegos, despertares,
un fogonazo de éxtasis vibraba entre nosotros
y el paisaje escondido cantaba entre las sombras
mientras todo mi cuerpo, desnudez, tacto breve,
se volcaba hacia ti en la fantasía.

Esta noche te he visto
cuando todas mis horas han volado hacia ti,
cuando he desorientado a la autopista
sobrevolando el aire
y un destello de líneas amarillas salían de mis manos
que han perseguido toda tu silueta
y han rozado tu espalda con un escalofrío.

Esta noche te he visto
y se han parado todos los relojes,
se han borrado del cielo las estrellas
porque se han escondido entre tu pelo
y un cometa ha rasgado las farolas
porque tú me mirabas cuando yo te miraba.

Esta noche te he visto
mas nadie nos ha visto, nadie más,
-no me hace falta nadie si estás tú-,
y ha estallado el silencio entre tu luz,
roto en mil melodías
que soñaban besarte en la penumbra.

No me importa ya el tiempo,
no me importa pensar
que mañana y ayer desaparezcan
porque este anochecer te he contemplado
y he posado mis labios en tu piel fugitiva.






No hay comentarios:

Publicar un comentario