jueves, 23 de marzo de 2017

Javier Solé




Dos extranjeros
en la habitación de un hotel
en una ciudad portuaria del Mediterráneo
no hablan el mismo idioma
pero sus cuerpos delatan
con el movimiento armónico
de sus caderas
que tan solo precisan
el deseo
para encontrarse.




Ilustración de Raymond Leech

Del poemario “El cementerio que habitan los vivos”

1 comentario:

  1. Gracias Ana. Es un poema del primer libro "El cementerio que habitan los vivos" (2014)

    ResponderEliminar