lunes, 6 de febrero de 2017

Nuria González Carrillo@





HERMANO MÍO
 

Si es que yo no sé, pegar postales,
encima de los recuerdos, para embellecerlos,
no sé enmascarar la realidad,
con rafagas falsas de luces de neón partidas.
Hoy ,como ayer, somos los mismos,
sólo que tú creías en que éramos hermanos,
hasta que la madurez adusta, te llevo a creer
en el egoísmo y en ver cómo la vida,
era liberarse de obligaciones morales como el amor.
No enmarquemos la historia, hermano, ahora eres feliz,
a la manera de los que tienen miedo y cobran
el pago de sus actos. Nuestras conversaciones de infancia y juventud,son hechos diezmados por una realidad en sombras,
a la que llamas vida.
Esas alegres golondrinas que conocieron nuestros nombres,
esas ya no volverán,estate tranquilo,te lo juro por Bécquer.
También sé de un día recobrada la memoria de
mi nombre pidiendo mi ayuda, volveré a hacerme visible,
para durante un minuto de tu tiempo, entregarme sin tregua,
pero con fin ,para dártela desde luego, sin cobrar,
aunque en mi balcón corran otros aires
y vuelen feroces otras golondrinas sin recuerdos tuyos.








1 comentario:

  1. Qué sentido y triste es, mi querida Nuria, tu poema. De Sur a Sur....

    ResponderEliminar