martes, 7 de febrero de 2017

Lluïsa Lladó






Inspiracion, harina y confitura
 


Hoy quiero escribir un poema.
Abro mi bolso y busco los versos
entre la funda de las gafas
y un bolígrafo
que, casi nunca, pinta.

Hoy quiero un poema, dulce como una coca.
Para que lo saboreen los nietos
a las cinco de la tarde
y, cuando lo lea, me recuerde a vosotros.

Un poema para hoy, la eternidad de un momento,
para olvidar que mis poemas son prendas de abrigo,
la gabardina que llueve,
la chaqueta de la fresca brisa.
Hoy, mañana, ayer:
adverbios de tiempo para un poema
de infusiones templadas,
la tila si no concilia el sueño,
la lavanda si no respiro esperanza,
el romero para espantar los malos días.
He comprado un amor nuevo,
una rebeca que me abraza
que sólo siente el amor líquido
y el peso de las mantas.


Del poemario El bosque turquesa

Pintura de W. Logslay



No hay comentarios:

Publicar un comentario