miércoles, 1 de febrero de 2017

Juan Risueño Lorente






TUYO

Vivir tuyo,
por ejemplo,
es algo más que respirar,
que pensar otro sol,
ser agua, o tu nombre.
Dije alguna vez que lluevo
y que detrás anda la sangre despierta
al modo de cruzar espejos
y ternuras. Tuyo,
como volar por siglos
el instante, a tu voz a solas,
como coserme al borde de ti, atar la luz,
encender la realidad
con nuestras propias manos.
Como caminar a tu pecho,
tener de tus brazos lo dulce
de la sed,
morir tuyo, en todo caso.




2 comentarios: