jueves, 9 de febrero de 2017

Eva Madueño








Travesía

Inicio esta última travesía
traspasando sutiles veredas
que me conducen hacia mi ser.
Me adentro en el bosque.
Mis dedos acarician la hierba mojada,
aspiro su olor, me envuelve el sonido
de un arroyo, el canto de un colibrí,
el susurro del viento entre las hojas.

Camino entre lirios y amapolas,
el aroma cálido del verano
impregna las acequias de mi pecho
y el sol se derrama suavemente
sobre la carne trémula
transmutando en vida cada poro,
iluminando el lienzo de mi piel.













No hay comentarios:

Publicar un comentario