domingo, 15 de enero de 2017

José De Benito






De pronto

En una vida corta,
En una vida muy ancha,
En una vida pasada,
En ella tuve juegos de niño,
Bellos artículos de escuela,
Tuve un plumier de ébano,
Tuve un cuaderno “Gran Jefe”,
En ella tuve una rana y fichas,
Tuve ya en mi pubertad
Una bicicleta BH.

En esa vida pasada
Tuve de joven adolescente
Unos patines de hierro,
En mi primera juventud
Andaba en motocicleta,
Ya de joven maduro,
Tenía coches y viajaba,
Tenía muchos amigos.

Durante todo ese tiempo
Tuve amores con una mujer,
Hasta que un día me marché
De este país rancio, que era
Una balsa de aceite.

Ya nunca más tuve nada,
Me había subido a un tren,
Un tren que cada vez
Iba más y más rápido,
Hasta que me di cuenta de que
No podía bajar,
Si hacía tal cosa me costaría la vida.

Un día ese tren frenó en seco.
Me bajé en esa estación,
Observé mi maleta, mi gastada maleta,
Y ahí no había nada, estaba vacía.

De pronto un día, un increíble día,
Apareció una mujer a la que amé,
De pronto me enamoré perdidamente,
De pronto sentí gana de vivir,
De pronto sentí que la echaba de menos,
De pronto le dije “te quiero”
Cosa que yo no sabía decir,
De pronto sentí que no podría vivir sin ella.






No hay comentarios:

Publicar un comentario