miércoles, 11 de enero de 2017

Ana Garcia Briones




Aquel día
recogí todas las flores
todos los perfumes
del aire.

Quería sembrar
de aromas
mis espacios
llenar el silencio
de esencias.

Quería regalarme
la vida.

Aquella mañana
en el atardecer
de aquel lugar
bailé entre campos
de amapolas
con la poesía.


 
Partos de luz






1 comentario:

  1. Fue la mañana en el atardecer de un verso y su amapola, al despertar del alma.

    ResponderEliminar