lunes, 30 de enero de 2017

Ángel González









Leo poemas al azar,
leo casi sin pensar en lo que leo.
Cuando me encuentro un verso
triste,
siento en el alma como una
caricia.
No es que me alivie la tristeza
ajena;
es que me siento menos solo.








No hay comentarios:

Publicar un comentario