miércoles, 25 de enero de 2017

Ana Herrera








BAJO EL SAUCE

Es un amanecer como tantos.
La mirada del pájaro de sueños
que volaba sobre los días de mi infancia
roza dulcemente mi mejilla
junto al frescor que despide tu cercanía.
Siento como te despiertas y te vistes despacio
mientras yo me sumerjo en la eternidad de las palabras.
De pronto, escucho el rumor del viento
que sopla ligeramente sobre las ramas del jardín
y pienso que hay días
en que soñar bajo las ramas del sauce resulta imposible,
y otros en que vuelas hacia el sol
sin miedo a caer derretida por sus rayos.
Por eso, hoy bajaré a soñar bajo las ramas del sauce,
anulando toda imposibilidad,
y respiraré entre las flores frescas del viejo rosal
que cada año se renueva,
porque por estos lugares de siempre,
como esfinge que el tiempo esculpe,
paseo cada año vagamente mi delirio.


















1 comentario:

  1. Gracias, estimada Ana. Un placer formar parte de este blog de bellas letras.

    ResponderEliminar