lunes, 31 de octubre de 2016

Pablo Neruda




Poema 20


Puedo escribir los versos más tristes esta noche.

Escribir por ejemplo: "La noche está estrellada, y tiritan,
azules, los astros, a lo lejos".

El viento de la noche gira en el cielo y canta.

Puedo escribir los versos más tristes esta noche.
Yo la quise, y a veces ella también me quiso.

En las noches como ésta la tuve entre mis brazos.
La besé tantas veces bajo el cielo infinito.

Ella me quiso, a veces yo también la quería
Como no haber amado sus grandes ojos fijos.

Puedo escribir los versos más tristes esta noche.
Pensar que no la tengo. Sentir que la he perdido.

Oír la noche inmensa, más inmensa sin ella
Y el verso cae al alma como al pasto el rocío.

Qué importa que mi amor no pudiera guardarla.
La noche está estrellada y ella no está conmigo. 

Eso es todo. A lo lejos alguien canta. A lo lejos.
Mi alma no se contenta con haberla perdido.

Como para acercarla mi mirada la busca,
Mi corazón la busca, y ella no está conmigo.

La misma noche que hace blanquear los mismos árboles.
Nosotros, los de entonces, ya no somos los mismos.

Ya no la quiero, es cierto, pero cuánto la quise.
Mi voz buscaba el viento para tocar su oído.

De otro. Será de otro. Como antes de mis besos.
Su voz, su cuerpo claro. Sus ojos infinitos.

Ya no la quiero, es cierto, pero tal vez la quiero.
Es tan corto el amor, y es tan largo el olvido.

Porque en noches como ésta la tuve entre mis brazos,
Mi alma no se contenta con haberla perdido.

Aunque éste sea el último dolor que ella me causa,
y éstos sean los últimos verso que yo le escribo.



Paco Mateos




TENDREMOS QUE SEGUIR ARRIESGANDO EL CORAZÓN

Para no caer de bruces
para no caer en la desolación
para no mirar
las lindes del fracaso
para que no nos venzan los inviernos
par ver saltar a los delfines
para estrenar zapatos de charol
para abrazar la vida en cada aurora
para que el cine no sea un sitio
donde matar el tiempo
para alfombrar los sueños
para mirar el vuelo del gorrión
para no caer en la escalera
donde vive la melancolía
para ver como sostienen
unos ojos
el brillo de la noche
para llenar de primaveras
otras manos
para que no se queden secos
los besos que no dimos
para esperarte
amor que estas afuera
hoy tengo que volver
a arriesgar el corazón.










Jorge Novak Stojsic Sarac




se busca
poesía
corta
fresca
cotidiana

como
sin terminar

que sepa viajar
abriendo
puertas
ventanas

y cuando amanezca
se lave la mirada.





 




domingo, 30 de octubre de 2016

Ana García Briones


Ana García Briones


Ana García Briones





A bordo de un verso,
en ese territorio subterráneo
por donde circulan las heridas,
canalizo  recuerdos.
Aquellos que no se cierran,
que tal vez  acompañan
nuestro viaje
mientras respiramos,
sentimos,
amamos.







Miguel Hernández



Mis ojos, sin tus ojos, no son ojos...

Mis ojos, sin tus ojos, no son ojos,
que son dos hormigueros solitarios,
y son mis manos sin las tuyas varios
intratables espinos a manojos..

No me encuentro los labios sin tus rojos,
que me llenan de dulces campanarios,
sin ti mis pensamientos son calvarios
criando nardos y agostando hinojos.

No sé qué es de mi oreja sin tu acento,
ni hacia qué polo yerro sin tu estrella,
y mi voz sin tu trato se afemina.

Los olores persigo de tu viento
y la olvidada imagen de tu huella,
que en ti principia, amor, y en mí termina.











Miguel Hernández



Mis ojos, sin tus ojos, no son ojos...

Mis ojos, sin tus ojos, no son ojos,
que son dos hormigueros solitarios,
y son mis manos sin las tuyas varios
intratables espinos a manojos..

No me encuentro los labios sin tus rojos,
que me llenan de dulces campanarios,
sin ti mis pensamientos son calvarios
criando nardos y agostando hinojos.

No sé qué es de mi oreja sin tu acento,
ni hacia qué polo yerro sin tu estrella,
y mi voz sin tu trato se afemina.

Los olores persigo de tu viento
y la olvidada imagen de tu huella,
que en ti principia, amor, y en mí termina.











Gloria Fuertes



La gente dice:
«Pobres tiene que haber siempre»
y se quedan tan anchos
tan estrechos de miras,
tan vacíos de espíritu,
tan llenos de comodidad.

Yo aseguro
con emoción
que en un próximo futuro
sólo habrá pobres de vocación.



 








sábado, 29 de octubre de 2016

Ana García Briones



Ternura
que huele a sol.

Bello temblor
que huye del ciprés.

Revuelo de miradas
mecidas por los dioses.

Un barquito de papel
que recorre mis entretelas.

Intenso cosquilleo,
mariposas en el estómago.

Dulce enfermedad del amor.


 Copyright ©








jueves, 27 de octubre de 2016

Fernando Pessoa



CONSEJO


Cerca con grandes muros aquél que te sueñas.
Después, donde es visible el jardín
a través del portón de reja adecuada,
pon las flores que sean las más risueñas,
para que te conozcan sólo así.
Donde nadie lo vea no pongas nada.

Haz macizos como los que otros tienen,
donde las miradas puedan entrever
tu jardín tal como se lo vas a mostrar.
Pero donde es tuyo, y nunca lo ve nadie,
deja las flores que vienen del suelo crecer
y deja las hierbas naturales medrar.

Haz de ti mismo un doble ser guardado;
y que nadie, que vea y mire, pueda
saber de ti más de lo que sabe un jardín—
un jardín mostrable y reservado,
por detrás del cual la flor nativa roza
la hierba tan pobre que ni tú la ves...



 

José Lobo




No era sólo su mirada,
que también.
No era sólo su sonrisa,
que también.
No era sólo su mano
apretando fuerte la mía,
que también.
No era sólo su abrazo,
que también.
No era sólo su beso
uno detrás de otro,
que también.
No era sólo su ternura,
que también.
No era sólo su piel suave,
que también.
No era sólo su sabor,
que también.
No era sólo su lengua
recorriendo mis orillas,
que también.
No era sólo su sexo
húmedo y lleno de almíbar,
que también.
No era sólo su espalda
desnuda en mí apretada,
que también.
No era sólo el humo
de una boca a otra después,
que también.
No era sólo el descanso
aferrado a su pecho,
que también.
No era sólo la calma
observándola dormida,
que también.

Eran tantas cosas
que ella lo era todo a la vez.





Jesualdo Jiménez De Cisneros Quesada



AMOR DE VANGUARDIA

Deconstruiré
todos tus miedos
y te entregaré
noches de plata.

Gelificaré
tus senos
y los dotaré
de suma tersura.

Sumergiré
en nitrógeno líquido
este momento
para congelarlo
en el tiempo.

Coceré
a baja temperatura
tu dulce piel de chocolate.

Esferificaré
tus gélidas lágrimas negras
y pondré sobre tus pies
frescas guirnaldas de flores.

Capturaré
en el paraninfo
aires de vainilla y miel,
y con sumisa reverencia
te los ofrendaré.

Degustaré
la espuma que ocultas
entre tus muslos,
y entonces,
al fin,
engendraré
el más perfecto
de mis platos.


Apología del desastre


Mari Carmen Gallego Banderas





 Sentir

  
Desnudar la mente
y mostrar los sentidos,
vivir, sentir amor,
latir de emoción
en la intensidad
que expresa el alma.
Embrujo rendido
que devuelve la calma.
Amor sin penas ni cadenas,
sin lamento, divino momento
que toca los sueños.

"Otoño en el mar"




 

miércoles, 26 de octubre de 2016

Isabel Rezmo





ASCENSO/DIURNO

No tengo cordeles.

La lluvia ejerce el influjo de morir en los charcos.

Pero no me acuno

en el sonido.

Abro los brazos.

La vida, la longitud,

espíritu y cuerpo.

Respiro criaturas.

Ascender entre la claridad de la mañana,

romper el brío con la sonrisa,

con la imagen del regazo, tesoro

en la perla del intenso mar

de las caricias.

La imagen del niño y la flor en la solapa.

Y no escuchar, solo el ímpetu del río.

La paciencia, el interior.


TEMPO



 
 



Nana Schmith





Hoy he vuelto en mis sueños a tus playas,
al rincón donde rompen las olas,
hoy he vuelto a pisar sobre tu orilla
y he llenado mi alma con tu arena.
He buscado los sueños escondidos,
en las rocas del viejo acantilado,
y no quedan recuerdos ni el suspiro,
que una vez para mi fue aliado.
Ya se acerca el otoño, languidece el verano
entre el cielo y el mar, gaviotas volando,
y no encuentro resquicios, ni consuelo a mi llanto,
se me van los suspiros, por el acantilado,
hoy dibujo tu sombra en el fin del verano.




Pedro Jesús Cortés Zafra.




LO ÚNICO QUE OCURRE ES QUE TE AMO

Puedo leer en tus ojos,
si me dejaras mirarlos;
tambien leería tus labios,
si yo pudiere besarlos.
En los muy hermosos versos,
que lleva tu iris escritos;
puedo ver tus sentimientos
y ese color infinito
del verde mar que te adorna,
convirtiéndose en locura
cuado mi alma se asoma
a ver la gloria más pura.




José Puerto Cuenca




PAN CON ESTRELLAS
 

Amor, hace tiempo que quiero proponerte
una dieta de aderezamiento…
Desayunaremos un té marca Buen Día
endulzado  con esperanzina
y un bollo de afán integral auténtico
con un buen chorreón de afecto virgen extra.
A media mañana como tentempié
mordisquearemos con fruición
dos manzanas reinetas del árbol de la paciencia.
El almuerzo lo empezaremos con un aperitivo
de perlas verdes sin martirio, cultivadas
en el olivar sabio sin resabio de los abuelos,
ensalada de sentimiento verde y aros de centella
con cariz dulce, humor fresco y desenvidias,
alma de almendras o nueces de parsimonia…
A media tarde una taza de fe alta y rica
endulzada de meloja y melodía
y un trozo de pastel esponjado de ojos claros
espolvoreado de sonrisa cande.
Para cenar probaremos cada noche
una fruta distinta, una pulpa nueva,
una caricia absolvente y desusada,
nos haremos veganos de carne de otros seres,
la tuya y la mía, amor, ya nos alimentan
con creces el ansia animal antigua…
Y de postre, amor, de postre…
Los racimos de besos con uvas que tú quieras…
Amor… ¡Contigo pan con estrellas!







martes, 25 de octubre de 2016

William Martin



Aquella.
Aquella que se paró 
a escuchar mis versos 
cuando más ruido había, 
tiene labios almibarados 
y piel de suaves pétalos.
Aquella que me sonrió, 
cuando todo alrededor era 
pesadumbre y enfado, 
aquella tiene glabra luz 
y magia en sus ojos.
Aquella, 
ungió mis pies con besos, 
y acarició mi vientre 
con sus largos cabellos, 
aquella persona, me regresó 
de entre los muertos.



"Noches al raso"

Marwan







Poema para domingos con esperanza:

Hay que ser más listo,
ver lo que te ofrece el desengaño
como quien comprende que la palabra problema
esconde en su interior la palabra poema,
comprender que quien es capaz de escuchar a las heridas
también está haciendo poesía.

Ponerle un altavoz a los errores
para que te digan que sucedió,
en qué cordón caíste.
La espina te recuerda
que la belleza tiene un precio,
exactamente igual que la brasa,
exactamente igual que su cuerpo:
amar a alguien conlleva consigo la posibilidad
-por no decir la seguridad-
     del olvido.

Así que cámbiate la mirada,
mira con perspectiva todo,
búscale el reverso a las heridas
y la cara B al amor.
Todo conduce al mismo lugar,
a un lugar alejado de la superficie de las cosas,
un lugar donde marchándote muy lejos de donde estás
posiblemente haga que te encuentres.




Anne Sexton



El miedo
a ahogarme,
el miedo a estar así de sola,
me mantuvo ocupada haciendo un trato
como si pudiera comprar
mi huida de todo esto
y funcionó durante dos años
y todo julio.




lunes, 24 de octubre de 2016

Harry Nilsson - Everybody's Talkin' (1969)

COMITE CISNE - ANA FRANK [ VERSION INTENSA ] 1985

Ana Birlanga Bellod



CUANDO ES CIERTA

Cuando entre la multitud la ves venir,
entonces es cierta,
escuchas el clamor que te rodea,
reverbera en tu cabeza
como palabras inaudibles para el alma,
los tímpanos estallan
y es el grito del silencio quien los hiere,
cuando entre la multitud la ves
abrirse paso,
entonces es cierta
...la soledad.


Amalia Bautista



CUÉNTAMELO OTRA VEZ 

Cuéntamelo otra vez, es tan hermoso
que no me canso nunca de escucharlo.
Repíteme otra vez que la pareja
del cuento fue feliz hasta la muerte,
que ella no le fue infiel, que a él ni siquiera
se le ocurrió engañarla. Y no te olvides
de que, a pesar de los problemas,
se seguían besando cada noche.
Cuéntamelo mil veces, por favor:
es la historia más bella que conozco.





Ana García Briones





Anida en mi ser
una semilla profunda
como de agua,
una brisa suave
un sol
un aleteo de pájaros.

Anida en mi ser
la melancolía,
una invasión de sueños
un viento cálido ,
un jardín silencioso
una farola,
una burbuja de espuma
un embarazo .

Anida  en mi ser

el dolor del silencio
una  ausencia
una lluvia
una simple mirada.
una sonrisa suave
un tacto infinito
una primavera húmeda
en las orillas del alma







Presentación de Anida en mi ser ( IDEAL_JAÉN)



Presentación de Anida en mi ser ( DIARIO-JAÉN)