miércoles, 29 de junio de 2016

Jose Antonio Fernandez Garcia




MIENTRAS DUERMES

Mientras duermes eres tan plácida como el mar:
transparente, como de brisa, inquieta, celeste;
tus ojos desprenden esa candidez silvestre
que, desnuda y en aparente silencio, casi paz
sólo alcanzo a imaginar perfecta. Mientras duermes
eres como de cielo, inaccesible y en perfecto
azul, de piel tersa y sorprendente, como celo
de luciérnagas cuando anochece. Casi duende.
Mientras duermes, vida mía –ay mía- yo gusto
contemplar desde el alféizar esa cumbre o gozo
sin alterar la alcoba; tus manos, ese mundo
que se me impone al deseo, casi deshojado
donde al amanecer abrazarás mi cuerpo,
y de nuevo volverá a ser entera luz.



Teresa Torres







Qué por qué te busco cada día?
Porque para vivir es imprescindible seguir latiendo...
y tú llevas en tus alas el alma de mi corazón.




Pedro Javier Martín Pedrós.




En el bosque de la vida,
en una tarde cualquiera,
a una hora indeterminada
y en un día sin nombre,
sonó la voz de la amistad 
anónima.
Estabas soñando con casitas
de papel y miel
y me diste la mano.
Fue una sensación mágica.
Me hiciste ver:
que el timbre de voz produce 
música,
que los coches andan,
que los niños son inocentes,
que la luna existe,
que hay vegetación y 
aire fresco.
En el bosque de la vida,
en una tarde cualquiera
y a una hora indeterminada,
sonará siempre la voz
de la amistad anónima.

De : Trozos de vida






Marcos Ana




DECIDME COMO ES UN ÁRBOL

Decidme como es un árbol,
contadme el canto de un río
cuando se cubre de pájaros,
habladme del mar,
habladme del olor ancho del campo
de las estrellas, del aire
recítame un horizonte sin cerradura
y sin llave como la choza de un pobre
decidme como es el beso de una mujer
dadme el nombre del amor
no lo recuerdo.

Aún las noches se perfuman de enamorados
que tiemblan de pasión bajo la luna
o solo queda esta fosa?
la luz de una cerradura
y la canción de mi rosa
22 años, ya olvidé
la dimensión de las cosas
su olor, su aroma
escribo a tientas el mar,
el campo, el bosque, digo bosque
y he perdido la geometría del árbol.

Hablo por hablar asuntos
que los años me olvidaron,
no puedo seguir
escucho los pasos del funcionario.








martes, 28 de junio de 2016

Hindi Zahra - Beautiful Tango (Unplugged)

Begoña Abad





Siempre he pensado
que he llegado demasiado pronto
para algunas cosas
o demasiado tarde
para otras.
Sólo estoy en su punto
cuando tú me tomas
como fruta del tiempo.


"Musarañas azules en Babilonia" Ed. Babilonia.





Fernando Pessoa







Las pompas de jabón que este chiquillo
se entretiene en soltar por la pajita
son, traslúcidamente, toda una filosofía.
Claras, inútiles y pasajeras como la Naturaleza,
amigas de los ojos como las cosas,
son lo que son
con una precisión redondita y aérea,
y nadie, ni aun el niño que las suelta,
pretende que sean más que lo que parecen ser.

Algunas apenas se ven en el aire lúcido.
Son como la brisa, que apenas roza las flores al pasar
y de la que tan sólo sabemos que pasa
porque algo se aligera en nosotros
y todo lo acepta más nítidamente.








viernes, 24 de junio de 2016

Jesualdo Jiménez De Cisneros Quesada








DÉJÀ VU

Me caigo,
me repongo
y me levanto
como si
de una serie matemática
previamente preconcebida
por fuerzas exteriores
se tratara.

Me caigo,
me repongo
y me levanto
como si
de fuerzas inmanejables,
inmateriales e intangibles
se tratara
haciendo de mi futuro
algo ya escrito.

Me caigo,
me repongo
y me levanto
y tengo
esa extraña sensación
de lo ya vivido.

Y te miro extrañado
esperando que me devuelvas
una mirada cómplice
que me confirme
que así es,
que se trata de un nuevo
"día de la marmota”

Me caigo,
me repongo
y me levanto.

Déjà vu.


Apología del desastre.



William Martín








Pronto estoy aquí…

Pronto estoy aquí…
y muy pronto llego,
gracias a la sincera
llamada de tu alma,
gracias a la dulzura
de tus cálidas palabras
en la fría distancia,
gracias a la ternura
derramada, evocada,
de nuestros encuentros.

Pronto, estaré a tu lado,
sorteando cadenas
de acero moderno,
y largas distancias
que se ridiculizan
con nuestro deseo.
Sucumbiré al poder
de tu amante mirada,
y al seductor sabor
de tus prolongados besos.

Pronto, muy pronto,
acariciaré tu complacido gesto,
tu precioso rostro
entre mis manos,
convertida en un ángel
de alas gráciles, digitales,
convertidas en dardos
de amor para tu gozo.

©William Martin .”Noches al raso”



miércoles, 22 de junio de 2016

Mascab Asunción Caballero




En la coctelera (Nuevo Mundo)

Un poco de cordura rebozada
en harina de tolerancia.
Un kilo de respeto a lo distinto.
Cuarto y mitad de afecto.
Ochocientos gramos de amparo.
Una pizca de diálogo
y quinientos gramos de oídos.
Mezclar todo con mucho cuidado y amasar
con diez palas de camaradería.
Dejar reposar cuatro días al aire libre
y obtendréis el sabor de lo imposible.



 

Pantano del Rumblar


Dulce María Loynaz






Amor es...

Amar la gracia delicada
del cisne azul y de la rosa rosa;
amar la luz del alba
y la de las estrellas que se abren
y la de las sonrisas que se alargan...
Amar la plenitud del árbol,
amar la música del agua
y la dulzura de la fruta
y la dulzura de las almas dulces....
Amar lo amable, no es amor:

Amor es ponerse de almohada
para el cansancio de cada día;
es ponerse de sol vivo
en el ansia de la semilla ciega
que perdió el rumbo de la luz,
aprisionada por su tierra,
vencida por su misma tierra...

Amor es desenredar marañas
de caminos en la tiniebla:
¡Amor es ser camino y ser escala!
Amor es este amar lo que nos duele,
lo que nos sangra bien adentro...

Es entrarse en la entraña de la noche
y adivinarle la estrella en germen...
¡La esperanza de la estrella!...

Amor es amar desde la raíz negra.
Amor es perdonar;
y lo que es más que perdonar,
es comprender...
Amor es apretarse a la cruz,
y clavarse a la cruz,
y morir y resucitar ...

¡Amor es resucitar!




Julio Cortázar






Happy new year

Mira, no pido mucho,
solamente tu mano, tenerla
como un sapito que duerme así contento.
Necesito esa puerta que me dabas
para entrar a tu mundo, ese trocito
de azúcar verde, de redondo alegre.
¿No me prestás tu mano en esta noche
de fìn de año de lechuzas roncas?
No puedes, por razones técnicas.
Entonces la tramo en el aire, urdiendo cada dedo,
el durazno sedoso de la palma
y el dorso, ese país de azules árboles.
Así la tomo y la sostengo,
como si de ello dependiera
muchísimo del mundo,
la sucesión de las cuatro estaciones,
el canto de los gallos, el amor de los hombres.



martes, 21 de junio de 2016

Carmen Maroto




Te resumo en pocas palabras,
quiero decir
que no te hago extensible
porque las definiciones no alcanzan
a tocar la dimensión
de algunas cosas.
Por eso te llevo en mis manos
y allí donde dejo poesía
digo algo de ti.



Javier Irigaray








 Y mis ojos                
              de arena,
desde el centro de la tormenta,
intuyen tu perfil de oasis.
 
Y mis pies                
              de viento,
silbando entre mutantes dunas,
deshacen sólidas distancias.

Y mis labios

                desnudos,
asolados de puro ardientes
liban tu cuerpo.



                

lunes, 20 de junio de 2016

Gloria Fuertes






PRESENTIMIENTO

Presiento la rosa en el tallo dormido,
presagio la caricia y presiento la pena.
Y el beso que han de darme,
y el llanto no nacido
humedece mis dedos
y entristece mis venas.
Presiento que me quiere
quien no puede quererme.
Presiento mis insomnios
y el llorar de una estrella.
Yo presiento su risa
-y en mis versos su huella-.

Y la risa que pasa,
y la duda que seca.
Todo presiento, todo,
lo que pasa en la tierra:

la caricia y el llanto,
el beso y el poema.

Que aunque puedo ser madre,
yo soy como un poeta.





José Romero Martín






 SUEÑO, TRIGO Y PAJA

Me he dormido sobre la paja

de un trigo que maduró a destiempo;

sueño, trigo y paja,

mieses que solo saben a crudo.

 

Cosechas estériles

que dan flaco fruto.

Tardío es a veces

y el hambre no merma.

 

Molerá el molino sin tregua

todo aquello que en su rueda encuentre,

no le importará el tamaño del grano

ni tampoco su dureza.

 

El agua que lo mueve

siempre es de ida,

nunca de vuelta.

Agua que mueve el molino nunca regresa.

 

Recogeré su harina con la lengua,

mis manos se niegan a envasar la miseria,

están cansadas de impotencia

pero mis ojos se abren hasta reventar.

 

Maldito el barbecho que paciente espera,

recibir en su vientre otra siembra,

a sabiendas de lo inútil de su arado

que abriendo su cuerpo en surcos nunca prospera.

 

A pesar de todo regaré y regaré ese campo

que de continuo se niega a dar resultados

que palien, aunque de ínfima manera sea,

los anhelos de quien la ara con sudor y entrega.

 

Cortaré la mala hierba hasta

con los dientes si necesario fuera,

y segaré con mimo y paciencia las espigas

cuyos granos molerán mi molino. 






sábado, 18 de junio de 2016

Luis Cernuda




 
  Si el hombre pudiera decir lo que ama,

    si el hombre pudiera levantar su amor por el cielo

    como una nube en la luz;

    si como muros que se derrumban,

    para saludar la verdad erguida en medio,

    pudiera derrumbar su cuerpo, dejando sólo la verdad del amor,

    la verdad de sí mismo;

    que no se llama gloria, fortuna o ambición,

    sino amor o deseo,

    yo sería aquel que imaginaba;

    aquel que con su lengua, sus ojos y sus manos

    proclama ante los hombres la verdad ignorada,

    la verdad de su amor verdadero.

    Libertad no conozco sino la libertad de estar preso en alguien

    cuyo nombre no puedo oír sin escalofrío;

    alguien por quien me olvido de esta existencia mezquina,

    por quien el día y la noche son para mí lo que quiera,

    y mi cuerpo y espíritu flotan en su cuerpo y espíritu

    como leños perdidos que el mar anega o levanta

    libremente, con la libertad del amor,

    la única libertad que me exalta,

    la única libertad por que muero.

    Tú justificas mi existencia:

    Si no te conozco, no he vivido;

    Si muero sin conocerte, no muero, porque no he vivido.





Javier Cartago








ECOS

Me gusta oírte
cuando me besas,
el rumor que haces en el papel
cuando anotas la lista de la compra.

El sonido de tus pasos en la casa

El tono de tu móvil,
el de tu risa,
el de tu llanto.

Tu voz

La vida es el eco
que dejan los sonidos de quienes amamos

viernes, 17 de junio de 2016

Germán Terrón Fuentes





En tiempos como estos,
tan confusos,
- tan calientes,
donde la sangre llama a la sangre
y no a la justicia,
...
la poesía se hace más necesaria
para abrir caminos anchos,
donde el amor,
con un solo beso,
roce todos los labios del mundo.








jueves, 16 de junio de 2016

Pablo Neruda






Y FUE a esa edad... Llegó la poesía
a buscarme. No sé, no sé de dónde
salió, de invierno o río.
No sé cómo ni cuándo,
no, no eran voces, no eran
palabras, ni silencio,
pero desde una calle me llamaba,
desde las ramas de la noche,
de pronto entre los otros,
entre fuegos violentos
o regresando solo,
allí estaba sin rostro
y me tocaba.

Yo no sabía qué decir, mi boca
no sabía
nombrar,
mis ojos eran ciegos,
y algo golpeaba en mi alma,
fiebre o alas perdidas,
y me fui haciendo solo,
descifrando
aquella quemadura,
y escribí la primera línea vaga,
vaga, sin cuerpo, pura
tontería,
pura sabiduría
del que no sabe nada,
y vi de pronto
el cielo
desgranado
y abierto,
planetas,
plantaciones palpitantes,
la sombra perforada,
acribillada
por flechas, fuego y flores,
la noche arrolladora, el universo.

Y yo, mínimo ser,
ebrio del gran vacío
constelado,
a semejanza, a imagen
del misterio,
me sentí parte pura
del abismo,
rodé con las estrellas,
mi corazón se desató en el viento.







Carmen Martagón










Mi piel

"La piel de no rozarla con otra piel se va agrietado..."
Bertolt Brecht


No permitas que mi piel se agriete
por no rozar la tuya,
que haya un desierto surcando mis labios
a falta de tus besos,
no permitas que se apague de un soplo
el brillo de mis ojos
por no encontrarme cerca la mirada que anhelo.

No quiero olvidar que mi cuerpo a tu lado
se convierte en un bosque cargadito de vida,
que mi alma y la tuya se transforman en rio,
y fluyen entre besos, caricias y suspiros.

Quiero guardar en la memoria de un instante
esa mirada ardiente que derrite mis miedos,
que me acompaña como luz en lo oscuro,
y me susurra cuando todo es silencio.

No permitas que me vuelva desierto,
refresca mi piel en esa lluvia de amor,
donde el cuerpo se transforma en caudal
de este río por el que navegamos,
que se ha convertido en deseo.




domingo, 12 de junio de 2016

Gelu Vlasin




La mano

la mano
que duerme
que adormece
que alimenta
mi mano
la
de todos los días
que escribe
que pinta
mi rostro
me fatiga
me descansa
me reprende
mi mano
sin la cual
el cuerpo
seria
simplemente un sauce
en la orilla
del tiempo
he aquí
mi mano
te
la regalo...




(traducción al español de Dan Munteanu Colán)






sábado, 11 de junio de 2016

Juan Antonio González Iglesias






Durante veinte años he tratado

con muy pocas personas. Desatento

a todo lo que no fuera solsticio

o equinoccio,

en la soberanía del invierno

y el verano

celebraba mis fiestas

esperándote.

Adonde me invitaban no acudí.

¿El motivo? Uno solo:

me concentro mejor en un ciprés

que en las conversaciones.

Así he concluido

que cada árbol es un incontable

como el agua.

Así son cada vez más las personas

a las que quiero mucho y veo poco.

Un ángulo me basta,

un libro y un amigo, un sueño breve.

Tiempo para el amor es lo que pido.

En los actos sociales pienso en ti.

Casi siempre

entre el ruido de copas, de palabras,

llega cierto momento en el que pienso:

Necesito urgentemente ver a un limpio de corazón.

Hablar con él. Guardarme entre sus brazos.

Descansar mi cabeza

encima de la roja frecuencia de su vida.

Únicamente esto.

que en los actos sociales pienso en ti. 







jueves, 2 de junio de 2016

Rocio Marquez-que no daria yo.MTS

Ana García Briones





Me gustaría volar
y posarme como un ave fénix
en tus ternuras,
desabrochar tu cuerpo
y sentir la suave brisa
de tu aliento
sobre mi cuello
ahogado de caricias.


 Partos de luz 


 







Gioconda Belli




Definición

Podríamos tener una discusión sobre el amor.
Yo te diría que amo la curiosa manera
en que tu cuerpo y mi cuerpo se conocen,
exploradores que renuevan
el más antiguo acto del conocimiento.

Diría que amo tu piel y que mi piel te ama,
que amo la escondida torre
que de repente se alza desafiante
y tiembla dentro de mí
buscando la mujer que anida
en lo más profundo de mi interior de hembra.

Diría también que amo tus ojos
que son limpios y que también me penetran
con vaho de ternura o de preguntas.

Diría que amo tu voz
sobre todo cuando decís poemas,
pero también cuando sonás serio,
tan preocupado por entender
este mundo tan ancho y tan ajeno.

Diría que amo encontrarte
y sentir dentro de mí
una mariposa presa
aleteándome en el estómago
y muchas ganas de reírme
de la pura alegría de que existía y estás,
de saber que te gustan las nubes
y el aire frío de los bosques de Matagalpa.
Podríamos discutir si es serio
esto que te digo.
Si es una quemadura leve, de segundo,
tercer o primer grado.
Si hay o no que ponerle nombre a las cosas.
Yo sólo una simple frase afirmo
Te amo




























Ana Deacracia





En los pliegues de la ropa cuando te vistes,
en las horquillas que te prendes,
sobre el mármol frío donde dejas tus cosas
cuando el espejo te mira a los ojos.

En el lugar preferido de tu sofá,
en las teclas negras de tu desahogo,
sobre los álbumes que te cuesta hojear…
sobre las hojas de tus poemas,
dentro del poema, en su destilería…

En el zócalo inquieto de tus zapatos,
en el tacón pendenciero,
en tu pelo revuelto cuando duermes,
en el sueño profundo y en el urdir a solas.
Entre todos tus libros, tus hilos de colores,
en el cajón de tus encajes
donde está la huella de tus noches
y el aroma de lo más tuyo.

Quiero pensarme allí,
que la distancia es tan sólo una estación
al paso de los trenes...,
una manera de llamar al punto
que interfiere entre ambos
cuando realmente bailamos a oscuras
en el íntimo sentir del pensamiento.