martes, 26 de abril de 2016


Pedro Javier Martín Pedrós





Algunas veces
tengo la suerte de sentirme
fundido en el mar,
y siento como
si todo TÚ,
todo YO,
fuera
poesía.

Poemas para la vida








Germán Terrón Fuentes




Fue menester un trueno,
un relámpago en la noche, 
y que un rayo partiera el mar,
para que el cielo se abriera 
sobre nosotros.
Fue necesario 
aprender de la ausencia,
atravesar un desierto de besos,
para encontrarnos de nuevo
hambrientos de amor.
Y una lluvia…
también fue necesaria una lluvia
para que limpiara el aire.
Un aire lleno de reproches,
que nos estaba enturbiando
el corazón.
Bienvenidos el rayo y el trueno,
bienvenidos el desierto y la lluvia,
bienvenidos de nuevo a la vida
tú y yo.





Javier Irigaray








EL ESTANQUE DAÑADO 
          
Crecen paredes de amianto
junto al estanque dañado.  
Sobre el atril,
la sonrisa pinzada de agosto
encanece entre sus lodos sueños de nylon,
sombras de arena
entre algodones blancos. 

         ¡Qué verde era mi calle 
         antes del último abrazo! 








Isabel Rezmo







VOY A COMETER LA LOCURA DE AMARTE

Voy a cometer locura de amarte.
O amar es una cuestión de poder a poder,
sin deber.
Voy a cometer el acto impío de desvirgar la serie
que se ríe de mi propia profanación.
Cometer la impureza de manipular mi corazón
con la fusta de la impaciencia,
De que todo me de igual o menos,
que la situación de proferir golpes en las paredes.
Voy a cometer la imprudencia,
la barbarie,
la obstinación,
el perpetuo pecado,
la avaricia,
la ocasión
cuando la pinten adulterada de sacarina,
y decir...hacer sin querer,
como el que va a la cumbre de los besos
y encuentra una flor en medio de los desiertos.











Blanca Langa Hernández







ESCRIBO PORQUE SÉ que mis palabras
volarán una tarde hasta tus ojos
como palomas de humo,
herirán
con sus alas calientes tu mirada.
Escribo porque sé que alguna tarde
en el hueco de lluvia de tus manos
caerán las palabras que hoy anudo
Y que enhebro pensando sólo en ti.
Escribo porque sé que a tu mirada
volarán las palomas de mis versos
y anclarán en la arena de tus manos.
El latido del mar hasta la playa
de tus ojos marinos y distantes
acercará mi voz y las palabras
que hoy escribo pensando sólo en ti.



(Tal vez sea la luz)







‎Jorge Novak Stojsic Sarac









ASÍ DE SENCILLO

nunca existió el caos

al principio
era el orden
el ruido
el color 
las formas
y el movimiento

después del ruido
del grito
el lloro
y la risa
los primeros hombres
inventaron los sonidos
para no aburrirse
alrededor del fuego

y también el silencio
frente al tigre
y al trueno

y descubrieron
que la voz despertaba cosas
sin tocarlas

y había diversión
y juego
al decirlas

y quizás
en ese placer
del nacimiento
de los sonidos
desnudaron 
los primeros versos
sin darse cuenta











lunes, 25 de abril de 2016

Mario Benedetti



Quién iba a prever que el amor, ese informal 
se dedicara a ellos tan formales 

mientras almorzaban por primera vez 
ella muy lenta y él no tanto 
y hablaban con sospechosa objetividad 
de grandes temas en dos volúmenes 
su sonrisa, la de ella, 
era como un augurio o una fábula 
su mirada, la de él, tomaba nota 
de cómo eran sus ojos, los de ella, 
pero sus palabras, las de él, 
no se enteraban de esa dulce encuesta 

como siempre o como casi siempre 
la política condujo a la cultura 
así que por la noche concurrieron al teatro 
sin tocarse una uña o un ojal 
ni siquiera una hebilla o una manga 
y como a la salida hacía bastante frío 
y ella no tenía medias 
sólo sandalias por las que asomaban 
unos dedos muy blancos e indefensos 
fue preciso meterse en un boliche 

y ya que el mozo demoraba tanto 
ellos optaron por la confidencia 
extra seca y sin hielo por favor 
cuando llegaron a su casa, la de ella, 
ya el frío estaba en sus labios ,los de él, 
de modo que ella fábula y augurio 
le dio refugio y café instantáneos 

una hora apenas de biografía y nostalgias 
hasta que al fin sobrevino un silencio 
como se sabe en estos casos es bravo 
decir algo que realmente no sobre 

él probó sólo falta que me quede a dormir 
y ella probó por qué no te quedas 
y él no me lo digas dos veces 
y ella bueno por qué no te quedas 
de manera que él se quedó en principio 
a besar sin usura sus pies fríos, los de ella, 
después ella besó sus labios, los de él, 
que a esa altura ya no estaban tan fríos 
y sucesivamente así 
mientras los grandes temas 
dormían el sueño que ellos no durmieron.






Teresa Torres








Llevo la visión precedida de lagos en llamas
y el destino apretado bajo mis alas.

La hora se precipita y se arremolina el deseo
por descubrir si el tacto de su barba
es igual que en mis ganas, inmenso y salvaje,
cómo el delirante lomo de una pantera.

Voy hacía él con mis cinco sentidos...
en esta ciudad sin costas
yo seré el mar en sus pupilas. 










María José Ruiz





No sé la de veces que he dicho o escuchado que nos falta control para con nuestra vida, que lo que ahora es blanco en un momento puede haberse vuelto negro, que las cosas pueden cambiar sin darnos cuenta y hasta sin avisar, pero aun así, no terminamos de tomar conciencia de lo que significan estas palabras. Si lo hiciéramos, me atrevo a asegurar que no nos quedaríamos sin dar los buenos días y hasta las buenas noches a más de uno y a más de dos para los que en este momento nos falta tiempo porque creemos no tenerlo. Sé que haríamos esa dichosa llamada, no dejaríamos pasar ni un segundo sin deleitarnos con su voz, sin decir su nombre. Haríamos el esfuerzo de mostrar nuestro afecto o cariño a los que en realidad sentimos, y esto por si mañana es demasiado tarde.
Pero no, estamos tan sumergidos en el que llamamos día sin despegar cabeza del móvil, anotando en las hojas de Dña. Agenda, pero esta sin recordarnos lo realmente importante. Y, repentinamente, hay algo que te hace recapacitar, hacer una frenada en seco, darnos cuenta de que D. Tiempo pasa y no le importa si estamos al corriente con los seres que más queremos. No dejemos que eso ocurra, todos los días, en el momento que deseemos, podemos decir “te quiero”, “perdón”… grandes cosas que pueden hacer que cambie nuestro presente, una simple sonrisa de una oreja hasta la otra…. Bendita evolución. Ponemos de excusa a Mañana sin darnos cuenta de que la mayor realidad es Aquí y Ahora, que en apenas un segundo todo puede haberse puesto del revés.
Mientras lo escribo siento lo mismo que tal vez tú al leerlo: Un repeluzno por todo el cuerpo, caras que se suceden con las que habría de estar al día y esto con la seguridad de que no enmendaré, que volveré a tropezar y a caer, pero me quedo con un resumen, D. Tiempo no espera jamás a Nadie.






sábado, 23 de abril de 2016

José Manuel Acosta






BESOS LATENTES
*************************
Se me ocurrió mientras me quedaba sin tinta
que podríamos buscarnos
cuando las agujas del reloj se amen
y el tiempo nos divida.
Que si te miro con insistencia
venga un intermedio
con más impaciencia que nosotros,
y alguna casualidad
nos equivoque el destino.
Puestos a pensar,
imagínate que metemos las heridas
en un libro porque en él
se hacen invisibles.
Imagínate
que somos dos poetas
dominando el mundo
porque cada uno escribe
la historia a su manera.
No creas que a los labios se les engañan,
a su juventud le faltan
los años que los besos tienen.




Ángel González





Bosque

Cruzas por el crepúsculo. 
El aire 
tienes que separarlo casi con las manos 
de tan denso, de tan impenetrable. 
Andas. No dejan huellas 
tus pies. Cientos de árboles 
contienen el aliento sobre tu 
cabeza. Un pájaro no sabe 
que estás allí, y lanza su silbido 
largo al otro lado del paisaje. 
El mundo cambia de color: es como el eco 
del mundo. Eco distante 
que tú estremeces, traspasando 
las últimas fronteras de la tarde.






Mari Carmen Gallego Banderas






Sólo el cielo
esconde miradas
robadas al tiempo.
Mil lágrimas
caen al mar
en cien noches
de soledad.
Amor y vida
sueños de coral
tierna caricia
en alas de libertad.











Ana García Briones







Un escalofrío de agua
me hierve a fuego lento,
la luz intensa nace
en mis párpados cerrados.

Siento su recorrido por
las avenidas de mi cuerpo
navegando dulcemente
en busca de abismos
tiernos y placenteros.

La suavidad de tu brisa
despierta en mi el
deseo de nuevos
amaneceres.

Partos de luz







domingo, 17 de abril de 2016

Manolo Garcia - Es Mejor Sentir

Roberto Juarroz



Cada uno se va como puede,
unos con el pecho entreabierto,
otros con una sola mano,
unos con la cédula de identidad en el bolsillo,
otros en el alma,
unos con la luna atornillada en la sangre
y otros sin sangre, ni luna, ni recuerdos.
Cada uno se va aunque no pueda,
unos con el amor entre dientes,otros cambiándose la piel,
unos con la vida y la muerte,
otros con la muerte y la vida,
unos con la mano en su hombro
y otros en el hombro de otro.
Cada uno se va porque se va,
unos con alguien trasnochado entre las cejas,
otros sin haberse cruzado con nadie,
unos por la puerta que da o parece dar sobre el camino,
otros por una puerta dibujada en la pared o tal vez en el aire,
unos sin haber empezado a vivir
y otros sin haber empezado a vivir.
Pero todos se van con los pies atados,
unos por el camino que hicieron,
otros por el que no hicieron
y todos por el que nunca harán.








Ana Deacracia







Espuma la armonía, dentro.

Rebusca en el trasluz de los espejos

si las fracciones no te ofrecen la luz

y los instantes.

No te enerves, regresa al alma,

cúbrete con el chal de los distintos,

y clava el tacón dispuesto a pronunciarse.

No te detengas, no pares,

no cambies nada del gesto,

ni la fación. Deja que el viento…

Rezuma el latir, no cejes,

muda el color de los iris de los ojos

de aquellos que no sepan mirarte.

Inaugura un bosque de esquejes nuevos,

donde las manos se cojan unas a las otras,

y todos seamos árboles creciendo

al cielo ramas repletas de ternura en sus hojas.

Disfruta de las ansias sin disfraces ni secuelas,

y cuando llueva…, siente el agua

que moja los laberintos y continúa… 





Carmen Maroto








Tratar de versar las palabras
que presionan mi yugular
en un llanto conmocionado
de torpezas que conjugan
desordenadamente.

No nos atrevimos a llegar
al amor,
confiamos que la muerte
sería un lugar tranquilo,
y nos equivocamos.

Pero si vienes
aún
me levanto.








                                           Foto Romina Dughero



-Ángel González-








Trabajé el aire,
se lo entregué al viento:
voló, se deshizo,
se volvió silencio.
Por el ancho mar,
por los altos cielos,
trabajé la nada,
realicé el esfuerzo,
perforé la luz,
ahondé el misterio.
Para nada, ahora,
para nada, luego:
humo son mis obras,
ceniza mis hechos.
... y mi corazón
que se queda en ellos.







José Antonio Fernández García








DE FUERA A DENTRO

Algunas veces la saliva se me enreda entre los dientes,
y con la lengua ahogada de silencio
voy y vengo
desesperadamente
de fuera a dentro,
algunas veces con la lengua hasta el borde del mar,
sabiéndome que se hunde:
que no sabe nadar sin ropa,
que la boca se me atraganta de sombras
cuando la saliva se me enreda entre los dientes
y no se derrama a gritos cuando, como llagas
en carne viva
vienen de fuera a dentro
para estrangularme la lengua y teñirla de amarillo
que es cuando, desesperadamente
la bilis avanza a nado
garganta a bajo
para desembocar en lo más hondo, en la cima
más alta de este corazón mío, azulado, algunas veces.

Entonces me detengo,
de tanto dolor asumido y sumido en agua amarga
que se me vuelca corazón adentro,
y de pie ante la fuente que enreda mis dientes,
ahoga mi boca
o riega de bilis este corazón, azulado algunas veces,
y rojo siempre,
bebo la sed que derraman los caños
de dentro a dentro,
y es entonces cuando,
desesperadamente,
me salpica de fuera a dentro,
y avanzo:
como herido, sangrando el agua:
como manantial a llaga viva,
sin conformarme a golpes de lágrima,
y avanzo,
hasta la fuente de dolor
vuelto al cielo abajo donde beben las nubes,
dando gritos
para injertar la rosa que me prende desde los labios
y poder besarla, pétalo
a pétalo,
no en la fuente,
dando gritos,
avanzando,
besando la rosa, ya injertada, boca
a boca,
inclinándome hasta cada uno de los caños.

De Momentos de par en par. Editorial Estratega





jueves, 14 de abril de 2016

Miguel Ángel Pérez Cordero



MI PROFESIÓN

Sé cual quiero que sea mi profesión,
no un cirujano,
no un jugador profesional
de uno de esos deportes de masas,
no un arquitecto, no un juez.
Quiero ser un vagamundo... en tu mundo,
llevar sólo lo mínimo e imprescindible
a corazón descubierto
y disfrutar calentándome las manos
en la hoguera de tus anécdotas,
abrigándome el cuerpo con cada uno
de tus gestos tan cálidos,
llenarme el estómago
con tus ilusiones tan sabrosas,
beber siempre que tenga sed
de tus palabras
cariñosamente transparentes
y recorrerte entera y por partes,
a paso muy corto,
admirando tu paisaje interior de cuento.
En definitiva y en un verso:
vagamundear en ti y nunca más salirme.





Rocío Biedma



En el vértice de un rayo de luz,
te he reconocido.
Y ha comenzado a virar
todo el silencio de las aves.

Conozco tu nombre.
Ahora sé que podremos
recordarnos siempre quienes somos.





Emily Dickinson










Pequeñez

Es cosa tan pequeña nuestro llanto;
son tan pequeña cosa los suspiros...
Sin embargo, por cosas tan pequeñas
vosotros y nosotras nos morirnos.

Versión de Carlos López Narváez












lunes, 11 de abril de 2016

NO TE DETENGAS (Walt Whitman)




No dejes que termine el día sin haber crecido un poco,
sin haber sido feliz, sin haber aumentado tus sueños.
No te dejes vencer por el desaliento.
No permitas que nadie te quite el derecho a expresarte,
que es casi un deber.
No abandones las ansias de hacer de tu vida algo extraordinario.
No dejes de creer que las palabras y las poesías
sí pueden cambiar el mundo.
Pase lo que pase nuestra esencia está intacta.
Somos seres llenos de pasión.
La vida es desierto y oasis.
Nos derriba, nos lastima,
nos enseña,
nos convierte en protagonistas
de nuestra propia historia.
Aunque el viento sople en contra,
la poderosa obra continúa:
Tú puedes aportar una estrofa.
No dejes nunca de soñar,
porque en sueños es libre el hombre.
No caigas en el peor de los errores:
el silencio.
La mayoría vive en un silencio espantoso.
No te resignes.
Huye.
"Emito mis alaridos por los techos de este mundo",
dice el poeta.
Valora la belleza de las cosas simples.
Se puede hacer bella poesía sobre pequeñas cosas,
pero no podemos remar en contra de nosotros mismos.
Eso transforma la vida en un infierno.
Disfruta del pánico que te provoca
tener la vida por delante.
Vívela intensamente,
sin mediocridad.
Piensa que en ti está el futuro
y encara la tarea con orgullo y sin miedo.
Aprende de quienes puedan enseñarte.
Las experiencias de quienes nos precedieron
de nuestros "poetas muertos",
te ayudan a caminar por la vida
La sociedad de hoy somos nosotros:
Los "poetas vivos".
No permitas que la vida te pase a ti sin que la vivas ...

domingo, 10 de abril de 2016

Ana García Briones





Cuando oigas
las campanas tristes
 de mi partida,
y el frío de mi ausencia
te cubra de soledad.
No llores,
porque mi amor
permanecerá siempre
en tus recuerdos.


 Copyright ©