lunes, 29 de febrero de 2016

Sara Zapata







DESAHUCIO

Se lo fueron llevando todo.
La mesa camilla donde jugaba 
al parchís en los días de lluvia, 
el sillón gastado por años 
de tele y ganchillo,
la cama que compartieron 
durante cuarenta años 
y que vio morir a su marido.
El perchero, las estanterías de mimbre,
la cama para invitados 
que ya no recuerda la última visita,
el mueble caoba del salón 
con souvenir de lugares
en los que ella nunca estuvo,
el espejo en el que ya no se mira,
lámparas, mesillas, cómodas...
Se lo fueron llevando todo.
Y como en esas estanterías 
de un gran centro comercial
después de las fiestas
ahí quedó Manuela,
como ese juguete que nadie se lleva 
porque está roto, golpeado o sucio,
ahí quedó, 
temblando de miedo, frío y soledad
en esa, SU casa.










William Martin






Son las personas
que llevan el Amor,
hasta en las plantas de los pies,
las que deben construir el mundo.
Esas personas que entran 
en nuestros sueños,
en nuestros pensamientos,
en nuestras fantasías...
Entran con la mágica llave 
del amor sincero, y se quedan 
dentro de nuestro mundo
para quedarse, por siempre.
Son las personas
que llevan el Amor,
hasta en las plantas de los pies,
las que debieron construir el paraíso.






Luis Cernuda







Los marineros son las alas del amor... 

Los marineros son las alas del amor, 
son los espejos del amor, 
el mar les acompaña, 
y sus ojos son rubios lo mismo que el amor 
rubio es también, igual que son sus ojos. 

La alegría vivaz que vierten en las venas 
rubia es también, 
idéntica a la piel que asoman; 
no les dejéis marchar porque sonríen 
como la libertad sonríe, 
luz cegadora erguida sobre el mar. 

Si un marinero es mar, 
rubio mar amoroso cuya presencia es cántico, 
no quiero la ciudad hecha de sueños grises; 
quiero sólo ir al mar donde me anegue, 
barca sin norte, 
cuerpo sin norte hundirme en su luz rubia.

Los marineros son las alas del amor... 

Los marineros son las alas del amor, 
son los espejos del amor, 
el mar les acompaña, 
y sus ojos son rubios lo mismo que el amor 
rubio es también, igual que son sus ojos. 

La alegría vivaz que vierten en las venas 
rubia es también, 
idéntica a la piel que asoman; 
no les dejéis marchar porque sonríen 
como la libertad sonríe, 
luz cegadora erguida sobre el mar. 

Si un marinero es mar, 
rubio mar amoroso cuya presencia es cántico, 
no quiero la ciudad hecha de sueños grises; 
quiero sólo ir al mar donde me anegue, 
barca sin norte, 

cuerpo sin norte hundirme en su luz rubia.








domingo, 28 de febrero de 2016


Mario benedetti








Me sirve no me sirve 

La esperanza tan dulce
tan pulida tan triste
la promesa tan leve
no me sirve
no me sirve tan mansa
la esperanza
la rabia tan sumisa
tan débil tan humilde
el furor tan prudente
no me sirve
no me sirve tan sabia
tanta rabia
el grito tan exacto
si el tiempo lo permite
alarido tan pulcro
no me sirve
no me sirve tan bueno
tanto trueno
el coraje tan dócil
la bravura tan chirle
la intrepidez tan lenta
no me sirve
no me sirve tan fría
la osadía
si me sirve la vida
que es vida hasta morirse
el corazón alerta
si me sirve
me sirve cuando avanza
la confianza
me sirve tu mirada
que es generosa y firme
y tu silencio franco
si me sirve
me sirve la medida
de tu vida
me sirve tu futuro
que es un presente libre
y tu lucha de siempre
si me sirve
me sirve tu batalla
sin medalla
me sirve la modestia
de tu orgullo posible
y tu mano segura
si me sirve
me sirve tu sendero
compañero.






Teresa Torres









Donde está...

¿Donde está aquella ternura que se enroscaba en nuestras cuerdas vocales?
¿Esa que dulcemente y al compás de nuestros dedos eclipsaba algún -descarrilado- matiz de resentimiento?
...........
.................
..........................
Era nuestro el tiempo.
Éramos ternura,
deseo,
complicidad
y risas.
Callaban las estrellas para observarnos
cuando nuestras caricias levantaban la noche
libres, sinceras, sin memoria…
como son la de los amantes que a escondidas
llenan las sábanas de selva.
.............
..................
.........................
¿Donde está aquella ternura que iluminaba todas tus palabras…y las mías?

¿Esa que nos provocaba suspiros capaces de saltar cualquier frontera, cualquier horizonte… donde juntos hallar el paraíso?







Johannes Gutenberg











La invención de la imprenta con caracteres móviles, obra del alemán Johannes Gutenberg, es uno de los grandes hitos de la historia de la cultura. La posibilidad de realizar tiradas de múltiples ejemplares de libros facilitó el acceso de un mayor número de personas en todo el mundo al saber escrito y conllevó radicales transformaciones en la política, la religión y las artes.

El impacto de la invención de la imprenta fue tremendo. La producción de libros durante los primeros cincuenta años después de la decisiva aportación de Gutenberg fue, casi con toda seguridad, mayor que en los mil años precedentes.

La imprenta de Gutenberg provocó una verdadera revolución en la cultura. El saber escrito dejó de ser patrimonio de una élite y se extendió a amplias capas de la población. La escritura fue sustituyendo a la tradición oral como forma privilegiada para transmitir conocimientos, a la par que las publicaciones impresas, como libros o periódicos, se generalizaron. A principios del siglo XX la escritura impresa ya era el medio predominante en Occidente para la difusión del saber. Además de su enorme significado para la religión, la política y las artes en general, fue este un avance tecnológico que facilitó todos los demás que le siguieron

Los cambios que trajo consigo la imprenta de Gutenberg sólo son comparables a los que está originando la generalización de la informática en el umbral del siglo XXI. Los ordenadores están sustituyendo a los documentos impresos como instrumentos para transmitir y conservar los textos. Sin embargo, el libro, tal como lo hemos entendido hasta la actualidad, continuará siendo de gran utilidad durante mucho tiempo. Podría decirse que aún vivimos en lo que el sociólogo canadiense Marshall McLuhan denominó la «galaxia Gutenberg», la época de la historia marcada por el predominio de la letra impresa.








Nana Smith









Te lo cuento


¿Quieres saber de mi tierra? 
si quieres...yo te lo cuento 
mi pueblo es el mas bonito 
es lo mismo que el de un cuento 

Subido en hermoso cerro 
y a sus pies...el olivar 
tiene dos bellas Iglesias 
y en la dehesa...un gran pinar 

Un pantano de aguas quietas 
que cubre su vieja historia 
de Peñalosa...el poblado 
que hoy me viene a la memoria 

Por sus caminos de jaras 
pisando pizarra cierta 
llegarás a la Llanada, 
y ante tu vista se muestra 

El Castillo de mi pueblo 
con historia y con leyenda 
dicen que lo hizo un rey moro 
Bury al-Hamma se llamaba 

Para mi Villa...el más bello 
que se conoce en España 
y, hasta cuenta la leyenda 
que a la historia, no acompaña 

que fue cuna de un gran Rey 
que El Santo se le apodaba 
y si bajas por la cuesta, 
la que lleva al pozo nuevo 

Por entre hinojos y olivos 
haciendo un bello paseo 
vas a llegar a la ermita 
de la Virgen de mi pueblo 

Un día del mes de mayo 
todos van en romería 
para honrar a su Patrona 
nuestra Virgen de la Encina 

Y durante todo el año 
las muchachas de la Villa 
bordan con gusto estadales 
que le ofrendan ese día 
Los romeros en sus jacas 
al trote, con mil colores 
cantan salves a la Virgen 
la Madre de sus amores 

y esta que sueña en silencio, 
con sus rimas amorosas 
la saluda desde lejos 
con el alma en mariposa 

Porque vuele por los cielos 
llegando a la Madre mía 
tan lejos yo te venero 
Reina y Madre de la Encina. 



Barcelona, 1982 










sábado, 27 de febrero de 2016

Jorge Novak Stojsic Sarac






qué placer
verte vistiéndote

sonrisa blanca
en tus caderas

pechos al aire

blusa celeste
desafío
y piel oculta

falda amplia
amarilla
bailadora

y sandalias

cuando llegue
la primavera
desnúdate despacio

te cubriré de flores






Julio Cortázar








Mira, no pido mucho,
solamente tu mano, tenerla
como un sapito que duerme así contento.
Necesito esa puerta que me dabas
para entrar a tu mundo, ese trocito
de azúcar verde, de redondo alegre.
¿No me prestás tu mano en esta noche
de fin de año de lechuzas roncas?
No puedes, por razones técnicas.
Entonces la tramo en el aire, urdiendo cada dedo,
el durazno sedoso de la palma
y el dorso, ese país de azules árboles.
Así la tomo y la sostengo,
como si de ello dependiera
muchísimo del mundo,
la sucesión de las cuatro estaciones,
el canto de los gallos, el amor de los hombres.









Clarice Lispector







No me den fórmulas ciertas,
porque no espero acertar siempre.
No me muestren lo que esperan 
de mí, porque voy a seguir a mi 
corazón.
No me hagan ser lo que no soy,
no me inviten a ser igual,
porque sinceramente soy diferente.
No sé amar por la mitad,
no sé vivir de mentira,
no sé volar con los pies en la tierra.
Soy siempre yo misma,
pero con seguridad,
no seré la misma para siempre.






viernes, 26 de febrero de 2016

Baños de la Encina


Ernesto Sábato








La Resistencia" (fragmento) 

Los hombres encuentran en las mismas crisis la fuerza para su superación. Así lo han mostrado tantos hombres y mujeres que, con el único recurso de la tenacidad y el valor, lucharon y vencieron a las sangrientas tiranías de nuestro continente. El ser humano sabe hacer de los obstáculos nuevos caminos porque a la vida le basta el espacio de una grieta para renacer. En esta tarea lo primordial es negarse a asfixiar cuanto de vida podamos alumbrar. Defender, como lo han hecho heroicamente los pueblos ocupados, la tradición que nos dice cuánto de sagrado tiene el hombre. No permitir que se nos desperdicie la gracia de los pequeños momentos de libertad que podemos gozar: una mesa compartida con gente que queremos, unas criaturas a las que demos amparo, una caminata entre los árboles, la gratitud de un abrazo. Un acto de arrojo como saltar de una casa en llamas. Éstos no son hechos racionales, pero no es importante que lo sean, nos salvaremos por los afectos.






Alicia Millán







Las verdaderas lágrimas
carecen voluntariamente de intenciones
no se llora para un lugar
aunque ese lugar
sea el centro de tu cuerpo

lloro en posición horizontal ante ti
pero casi todas las lágrimas son verticales
así tampoco
se llora en la dirección anhelada
yo hacia ti
hacia tu rostro
no llego

lloro desde mí
desde cualquier deseo
no hacia ellos
pero yo querría llegar
-y no-
tampoco desde la belleza o el dolor
el llanto me aproxima.

 (inédito)











Pablo Neruda








Juegas todos los días con la luz del universo.
Sutil visitadora, llegas en la flor y en el agua.
Eres más que esta blanca cabecita que aprieto
como un racimo entre mis manos cada día.

A nadie te pareces desde que yo te amo.
Déjame tenderte entre guirnaldas amarillas.
Quién escribe tu nombre con letras de humo entre las estrellas del sur?
Ah déjame recordarte cómo eras entonces, cuando aún no existías.

Mis palabras llovieron sobre ti acariciándote.
Amé desde hace tiempo tu cuerpo de nácar soleado.
Hasta te creo dueña del universo.
Te traeré de las montañas flores alegres, copihues,
avellanas oscuras, y cestas silvestres de besos.
Quiero hacer contigo
lo que la primavera hace con los cerezos.









jueves, 25 de febrero de 2016

Ana García Briones


Carmen Godino Soto









LOS SENTIDOS

Escuchas a la Tierra, al Viento y a las Olas

implacable amo de mis pensamientos.
Tocas como el agua
que horada la roca.
Hueles a Octubre,
como la vida que se esconde en la tierra
para renacer pletórica en primavera.
Ves los misterios
que a otros se ocultan. 
Sabes amargo si ríes
y no hay sal en tus lágrimas.
En tu burbuja de tiempo
quiero desaparecer.
Acariciando tus crines de letras 
y tu piel de poemas
saboreando las frutas agridulces
que manan de tu árbol altivo.
Oyendo a tus ojos, lamiendo tus besos
devorando tu olor de Vida 
palpando el contraluz de tu horizonte.
Mientras a mi cuerpo 
le faltan sentidos para amarte
y le sobra todo lo demás.








Enrique Nanti







Ojos de agua

No hay lluvia,
no hay agua,
no hay ola 
ni deriva,
no hay uva,
no hay vino,
no hay fruta,
no hay jugo,
no hay boca,
no hay beso 
ni saliva,
no hay nieve,
no hay charco,
no hay lodo 
ni destino
que me quite la sed,
como tus ojos 
cuando me inundan.

Del libro: Madera Prima










Luis Alberto de Cuenca








Amada Regina

En todas las ciudades busco siempre
un hotel que llevara el nombre de ella.
El Regina de Roma y su fachada
severa y gris, fascista, de granito.
El Regina de Londres, frente a un parque
tristísimo al crepúsculo. El Regina
con las piedras negruzcas de Bruselas.
El cálido Regina de París,
junto al «quai» solitario de barcazas.
El Regina y su zócalo de moho 
lamido por las aguas oscuras de Venecia.
Y cuando ella murió, y él no viajaba ya,
el último Regina, en el bullicio
del centro, en Barcelona,
le acogió con sus gélidos espejos
y con su delicada marquesina
de hierro y de cristal en la calle Bergara.
Regina amada, hoteles y mujer:
algunos negros bultos en la noche,
la caldera encendida y los neones
de tu nombre, violentos de tanta soledad.
Ciudades que están llenas de imprevistos
hitos de amor.






Natalia Belleq.







No pudo más
y su corazón
estalló en mil pedazos,
se cansó de coleccionar
lágrimas negras
y una eterna lista de fracasos.
Con el corazón lleno de piedras
sin aliento vuelve a la guerra,
con la esperanza
de poder dar un paso
se apoya en su única muleta,
arrastrando las piernas,
dando golpes bajo tierra.
Una guerra sin armas,
contra un demonio sin alma.
De vez en cuando
baja al infierno,
de vez en cuando
se siente perro.







sábado, 20 de febrero de 2016

Elena Vera







Todos los días 
mi cuerpo tiembla por ti  
pero
tú  
ni te enteras
Duermes plácidamente 
en tu cama King- size
abrazado a ella
a tu vieja costumbre 
de viejo mueble usado
Te estás muriendo en vida  
Te estás cayendo
a pedazos
y ni te enteras 

Y mientras tanto  
tiemblo por ti  
todos los días
Yo que soy la vida 

Yo 
que soy la flor de la maravilla








Paco Mateos









EL AMANTE PERPETUO


Impasible como estatua indolente
en el fondo como piedra rodada
solitario, corazón desnudo
corredor de fondo
el tiempo no fue nunca su enemigo
traspasó los umbrales
de la risa y el llanto
despreció las ofertas
que la vida traía
en su alforja de saldos
aguantó con firmeza
de encina centenaria
desafiando a los rayos
de las negras tormentas
no sucumbió al encanto
de flautas lisonjeras
aunque si se entregó
al lastimoso llanto
de violines nocturnos
a guitarras ardientes
de enloquecidos tonos.
Ella siempre buscó
el frescor de sus labios
el temblor de las rosas
la mas tierna caricia
de sus manos perpetuas.

En "Del Color de Las Nubes"






viernes, 19 de febrero de 2016

Benjamin Francis Leftwich - Shine (Kygo Remix)

Pedro Javier Martín Pedrós








La puerta de la vida
se me presenta con cantos agridulces.
Mi patrimonio es un
manojo de sueños.
Cada estación pasa deshojando la
arboleda de mi palabra.
Soy romero,
vela abierta,
silencio pactado,
opresión compartida,
fecundación in vitro,
sacerdote de mis sombras,
hoja de otoño,
poeta de nada,
mosto de la tierra,
repartidor de caricias, volador de corazones
bebedor de amaneceres.






Javier Irigaray






Siempre he sabido
que la vida es hermosa
porque tú existes.






Mari Carmen Gallego Banderas






Estelas en el cielo

Perfumando los sentidos
con la miel de unos labios enamorados,
envolviéndolos en estelas
para surcar el cielo.
Maravilloso infinito,
que nos roza el abismo
de un quiero y no puedo.
Querer amar
sin medida ni costura,
saborear el tiempo
sublime y eterno.
Mordiendo el viento a tu lado,
sin sentir el lamento
de perderse en un camino
que no tiene regreso.