martes, 22 de noviembre de 2016

Ana García Briones




Ahora,
que me duele
el silencio,
siento que no hay
vasijas
donde derramar
mis lágrimas,
ni palabras donde
refugiar el tiempo.




 


1 comentario: