viernes, 2 de septiembre de 2016

Rocío Biedma








Quien te eche de menos 

                                                 
 A Lucía, mi nieta


La luz se cuela por la ventana
pero hay otra luz dentro en la habitación,
de sueños nacarados  y mundos sorprendentes,
de lilas perfumadas y sonrisas nuevas.

Y me hablas, Lucía,
sentada entre amigos de peluche
con olor a mandarina,
escogiendo palabras de colores
y rincones de sol para ocultar secretos.

Instantes  preciosos
donde me miro como en un espejo,
para encontrarme riendo entre golosinas
de tu mundo de canciones amarillas,
y le pongo alas a la hora de mi éxodo.

Y quédate dormida en mi retina,
esperando que las nubes  me recojan.
Tendremos que comprar un  chubasquero
para  dárselo a la luna por si llueve.
Pondremos las galletas inventadas
en los labios de las flores.
Y algunas sorpresas risueñas de charol,
escondidas por la casa,
o detrás de las cortinas.
Y grabaremos ambas
la huella palpitante y serena,
de cogernos de la mano
y  pasear libres con nuestra leve sonrisa.

Después, aquel gusano verde,
amigo del cuclillo ¿te acuerdas?
se asomará pausadamente
a mirarte mientras creces.

Y cuando llegue ese día
en que nos separemos,
te aseguro Lucía
que seré yo,
quien te eche de menos.



 





5 comentarios:

  1. Precioso, entrañable y tierno, Rocío. Enhorabuena por tu capacidad para emocionar.

    Un beso.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Gracias Francisco. Tú mejor que nadie sabes de emociones y ternuras. Un abrazo amigo.

      Eliminar
  2. Supongo, que Lucia tambien echara de menos a su abuelita y en los dias de toda su vida, se mecera, dulcemente,sonñando entre los versos de toda la poesia que hay en ella.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Gracias Juan por tus palabras generosas. Los vínculos se crean bajo la magia del cariño y la ternura. Cuando esto sucede, algunas veces crece y se expande y otras se queda en el mismo sitio. Yo espero que Lucía al menos sea luz y esa persona que yo he querido ver en ella.

      Eliminar