viernes, 2 de septiembre de 2016

Begoña Abad





Sé que te irás
y si no lo haces, seré yo quien me aleje,
porque ya conozco los caminos del hombre,
por eso escribo, para nombrarlos.
Pero a veces las palabras pesan demasiado
o no caben en un sobre.
Apaciento ese rebaño en absoluta soledad,
en lo más alto a donde he podido llegar
y aprendo a distinguir las sombras de la luz,
luego las pongo juntas y observo al hombre
para aprender a amarlo.






No hay comentarios:

Publicar un comentario