sábado, 10 de septiembre de 2016

Angeluis Robles







historia de una ida…


La fortaleza de Breogán asoma a tu frente
en las tardes de ardua tarea y casi vertical caminata
A tus pies se rinden las voluntades más rudas
y tú sobre tu trono diriges cual faro
Pero a quien señalas
el dulce aroma de tu espíritu cariñoso
-eucalipto + césped recién cortado-
muestras entre sonrisas y besos
y se ablanda tu carácter y alisa tu frente


No hay sol que te eclipse


No hay albahaca que te cubra


Eres un punto en el Universo
que atrae


(que me atrae, corazón negro que poseo, agujero)


Mi brújula mira al norte
no hay bosque de árboles de rugosas ramas
que me pueda retrasar


ya regreso




No hay comentarios:

Publicar un comentario