sábado, 10 de septiembre de 2016

Adonis Delgado





Llamarse poeta es arrodillarse con los pies del sueño
con las rodillas embalsamadas de nostalgia
y el rostro que denuncia sus escombros
ante el ojo de la aurora dormida en el espejo.











No hay comentarios:

Publicar un comentario