jueves, 25 de agosto de 2016

Miguel Angel Cañada Castellano




EL PAÍS DE LAS MARIPOSAS

Llegué al país de las mariposas,

intentando aletear unas alas

que brotaban de mi garganta.

Contemplé un mar

de margaritas, envueltas

unas con otras, con pétalos

mustios y hojas pardas.

Estaban todas ocupadas

incluso, la mía,

y no quise ASEDIARLA.

Un país, donde la belleza

no está en la cresta de una ola,

sino en la arena dispersa

esperando momento

a momento, mojarse

para convertirse en MASA.

Allí la luna no ilumina

la noche, se queda

escondida y asustada; sabe

que quieren pintarla

con los colores grises de la FALSA.

Llegué al país de las mariposas,

y decidí marcharme

por que tú…

NO ESTABAS

y tampoco

la ESPERANZA.






No hay comentarios:

Publicar un comentario