viernes, 19 de agosto de 2016

Isabel Miguel



Eres como la luz, inaprensible.
Vives donde se posa mi mirada
en íntima emoción de la belleza
o en el grito lanzado a la injusticia.
Y te siento correr entre mis venas
siendo sangre en mi sangre
y me digo:
ya es mío.
Pero es en el intento de apresarte
y plasmar tu latir en mis palabras
que, esquivo, te diluyes en la bruma.
Y no logro expresar más que la sombra
 de un poema perdido en signos rotos.

No hay comentarios:

Publicar un comentario