viernes, 22 de julio de 2016

Germán Terrón Fuentes







Calla,
aunque sólo sea por esta vez,
mírame, siénteme y escucha,
porque el tiempo apremia
y nos esperan los amigos en el bar,
en el teatro, en la excursión,
en la poesía…

Y hoy quiero contarte una historia,
tan real, como la vida misma.

Somos agua,
como este río que pasa bajo nuestros pies.
Dos gotas entre millones,
haciendo el recorrido hasta el mar.

En cada recodo,
en cada salto, hay piedras que nos separan
Entonces, tú me besas,
yo te abrazo
y seguimos nuevamente juntos,
caminando hacia el mar
y haciendo el amor.

Es verdad que el musgo verde de la orilla me acarició,
que hubo un pez que se enamoró de ti y te quiso beber,
que un torrente, casi me hace saltar a tierra firme,
que una hoja, que flotaba en el agua, me invitó a dormir
y que una tormenta nos quiso perder a los dos.

Pero ya nada importa,
porque el agua jamás vuelve atrás,
y tú y yo seguimos aquí.

Disfrutemos juntos cada minuto
húmedo de nuestros labios,
porque algún día,
moriremos abrazados en cualquier playa,

…disecados por los rayos del sol.








No hay comentarios:

Publicar un comentario