miércoles, 20 de julio de 2016

Ana García Briones



Presiento el mar
como un rumor lejano
suave y placentero,
como un desorden  natural de olas
que balancean el silencio

como la espuma.
Presiento la brisa
como una caricia
sobre mis hombros,
como un aliento sobre mi nuca.
Destellos de luz
dibujan mi sombra sobre las rocas
y me pierdo en el agua
más allá del horizonte .

 Copyright ©






1 comentario:

  1. Tan sensual como las olas del mar, dulce como el viento que las mueve.

    ResponderEliminar