martes, 21 de junio de 2016

Javier Irigaray








 Y mis ojos                
              de arena,
desde el centro de la tormenta,
intuyen tu perfil de oasis.
 
Y mis pies                
              de viento,
silbando entre mutantes dunas,
deshacen sólidas distancias.

Y mis labios

                desnudos,
asolados de puro ardientes
liban tu cuerpo.



                

No hay comentarios:

Publicar un comentario