viernes, 6 de mayo de 2016

Tomás Soler Borja








La diferencia:
ella, él, tú. 
Tantos y tantos
se preocupan del momento. 
Lo viven y punto.
Y luego una pequeña minoría
-tampoco esto 
entraba dentro de mis planes-
no sólo eso, necesitamos más
y lo escribimos.
Porque hay cosas
que nunca se eligen. 
Y uno es débil
no siempre acierta a resistirse.







No hay comentarios:

Publicar un comentario