jueves, 26 de mayo de 2016

Miguel Á. Bernao







EL ABRAZO

Si pudiera abrazar la luz
-al menos contenerla-
valdría la pena creerse mortal,
sin la moral de los jueces
sin la valentía de la ofensa,
tocar esa luz esférica
con los dedos de la muerte
con la voluntad de los días,
a cada oscuridad sombría
nacida en el miedo de vivir,
en el funeral de los cuerpos
y la sencillez de un amanecer
donde creerse libre y cobijado.
Si pudiera abrazar la luz...



 

No hay comentarios:

Publicar un comentario