martes, 24 de mayo de 2016

Fernando Sarría







Casi todo lo que me estremece 
se pierde en el horizonte
o vive dentro de mí 
como una inagotable desazón 
que corre por mi sangre.
Hay detrás de las sombras 
un quejido de sílabas y símbolos.
No me desnudo ante las cosas 
pero si me deja descubierto un verso nítido,
su nieve cayendo desde la espesura de la tierra,
sus raíces de viento, sus letargos de nube,
su cadencia en mi corazón 
retumbando incansable al respirar...
Sé que detrás de los poemas hay algo mío que se va,
nunca vuelvo a recuperar esa sensación,
pero me da un cierto escalofrío verla inquieta, 
habitando otros ojos que la piensan y la sienten.


De las noches y los días





1 comentario: