martes, 5 de abril de 2016

Santiago Pablo Romero






 Unas Briznas de Aire…

Era una ciudad abierta
con huellas indelebles
de hombres, de sangre
desperdigada fuerza
con voces atemperadas.
Era un cimbreo asíncrono
un alma de guitarra
perdiendo la sonrisa
mientras las palomas
danzaban frente a su platea
comiéndose las migajas
de pan abandonado.
Era una tarde cualquiera
pero se hizo especial
al menos para un chicuelo
tumbado a la sombra
de la piedra impertérrita
llegó a su medianía
el canto del bardo loco
y supo que no estaba solo.
Era apenas un sorbo, un aliento,
unas briznas de aire
mas quiso la fortuna
que la calle elegida, fuera aquella
y no otra, otra noria donde llorar
perdiendo el alimento
esparcido en la plaza,
apenas unas diminutas semillas
de tiempo, de sabor a dulce
o la rúbrica de una sonrisa,
un son dicharachero mostró
que no todos los pasos son iguales.
Quizás ese instante
fue el más bello, en muchos días,
el aire había soplado
en la buena dirección,
las cerdas de su compañera
se mecen con más ahínco, al baile de sus dedos.

©SantiagoPabloRomero.Bluesman.
Imagen:JacqPaRo.
Music: Dead Man – Guitar






 

1 comentario:

  1. Unas Briznas de Aire… Era una tarde cualquiera pero se hizo especial al menos para un chicuelo
    tumbado a la sombra de la piedra impertérrita llegó a su medianía el canto del bardo loco
    y supo que no estaba solo…. Quizás ese instante fue el más bello, en muchos días…. las cerdas de su compañera se mecen con más ahínco, al baile de sus dedos…. Maravillosos versos, esa foto me cautivo desde que la vi, te lo comente y no sabía quién era pero tenía algo especial en su cara… que Inmenso eres querido poeta tienes una sensibilidad que impresiona, todo el encanto de esas cuerdas y esa guitarra se pueden escuchar al leerte, gracias poeta por ser así, espacial, un abrazo.

    ResponderEliminar