domingo, 17 de abril de 2016

-Ángel González-








Trabajé el aire,
se lo entregué al viento:
voló, se deshizo,
se volvió silencio.
Por el ancho mar,
por los altos cielos,
trabajé la nada,
realicé el esfuerzo,
perforé la luz,
ahondé el misterio.
Para nada, ahora,
para nada, luego:
humo son mis obras,
ceniza mis hechos.
... y mi corazón
que se queda en ellos.







No hay comentarios:

Publicar un comentario