sábado, 26 de marzo de 2016

Miguel Á. Bernao




HAGAMOS POESÍA

He dejado la mirada
vagando en la plenitud
de tus espacios,
era necesario imaginar
un pequeño reducto contigo
donde pervertir el silencio
y sacrificar las horas
muertas de la costumbre.
A solas, la voluntad demuestra
la decisión de correspondernos
en los límites de lo desechable,
en la vulgaridad de los días
y el resurgir de las mañanas.
Mientras, hagamos poesía,
desnudemos nuestros cuerpos
y el alma fluya entre las venas
buscando el amor en cada estrofa,
en la austera plenitud de los deseos.











No hay comentarios:

Publicar un comentario