jueves, 31 de marzo de 2016

Juan Justo López








En el relato de mi patria y de mi dama

Emulando aquel hidalgo

pienso si en el borde de esta locura

alcanzaré la cordura,

el noble juicio que dá la sinrazón,

la pasión por esta pluma sin juicio

la aventura de cada pensamiento

y el viaje a ese lugar donde nunca estuve.

Con temor escucho estos sonetos.

estos suspiros en las llamadas de las almas,

amores fantasmas que solo viven en mi.

para escribirte en el aire

al compas de la epopeya de estas velas,

en el canto a la oda de mi vida.

De esta vida en vela y sin estrellas

sin espadas para ganar mis versos

sin besos para llenar mi amor

sin pañuelos, sin caballo y sin armas.

Vivir en esta locura que me incendia,

será seguro penitencia en el valor de mi pluma,

ese duro escarnio de toda esta desdicha,

ese viaje a tus cabellos de mujer fantasma,

de tus labios de mujer fantasma,

de tu cuerpo de mujer fantasma,

de una vida fantasma mirando en las estrellas.

En los encantamientos por los dones de estas noches

de todas estas noches henchidas de amores,

acecha el inmortal relato de mi obra

en la gloria al canto de mi patria,

en el baile de tus confines para el jardin del alma

y la morada en la tinta del gozo de estas letras.

¡ Dulces, cálidas, amantes…..

Son estos, destellos de esas viejas emboscadas

y esa dulce celada de un amor que yace

con estas soledades y las dudas

que vierto en las palabras,

semblante en la razón del fuego de la danza,

de la gloria de aquella en su locura,

del juicio que en esta vela se alumbra:

En una luz sin luz

En una luz en vela,

En este viaje a la locura repleto de fantasmas. 







No hay comentarios:

Publicar un comentario