sábado, 20 de febrero de 2016

Paco Mateos









EL AMANTE PERPETUO


Impasible como estatua indolente
en el fondo como piedra rodada
solitario, corazón desnudo
corredor de fondo
el tiempo no fue nunca su enemigo
traspasó los umbrales
de la risa y el llanto
despreció las ofertas
que la vida traía
en su alforja de saldos
aguantó con firmeza
de encina centenaria
desafiando a los rayos
de las negras tormentas
no sucumbió al encanto
de flautas lisonjeras
aunque si se entregó
al lastimoso llanto
de violines nocturnos
a guitarras ardientes
de enloquecidos tonos.
Ella siempre buscó
el frescor de sus labios
el temblor de las rosas
la mas tierna caricia
de sus manos perpetuas.

En "Del Color de Las Nubes"






No hay comentarios:

Publicar un comentario