sábado, 13 de febrero de 2016

Fernando Sarría








No recuerdo este quehacer/afán de desembalarme,
quedarme desnudo de todos los matices más profundos...
Me sorprendo frente al espejo donde nada es ajeno
y resalta a la luz 
que un hombre/mujer solo es la esencia de su huella,
la holgura de su silencio.







No hay comentarios:

Publicar un comentario