viernes, 12 de febrero de 2016

Carmen Maroto








Malditos asesinos de almas.
Malditos aquellos que levantan su mano
para golpear la inocencia.
Malditos aquellos que apagan la luz
de la vida.
Malditos sean.






No hay comentarios:

Publicar un comentario