lunes, 15 de febrero de 2016

Angeluis Robles






Ahora soy un pozo

En la fijación terrenal de la vereda

anclado y dolorido por el clavo
mi alma es un pozo negro y oscuro
de cuya profundidad soy esclavo
sin aristas ni salientes 
donde agarrarme bravo
ni soga recia por la que ascender
siento mi espíritu cóncavo
y húmedo de lágrimas encerradas
y ahí me consumiré cual pravo
inocente, en prisión mugrienta.
Pero no lo estoy por ignavo
que mi fuerza tuve, sino por el desprecio
que de la sangre, de color flavo
sufrí cuando pensé amable y cordial con la mía.





2 comentarios: