jueves, 7 de enero de 2016

Ana García Briones








En mi pecho
navegan barcos y veleros
con banderas blancas de esperanza.

Aún creo en la tibia claridad
de la justicia cuando
la oscuridad de la tierra
arroja sus miserias.

Aún creo en la especie humana
dormida en la codicia,
en los hombres de barro
con corazones mutilados.

En mi pecho navegan
barcos y veleros
para saltar en la libertad
de los versos.

 Multitud de ojos
anuncian un futuro incierto
en sus miradas.

Partos de luz


No hay comentarios:

Publicar un comentario