lunes, 11 de enero de 2016

Isabel Rezmo







Acabo de estremecerme en tus brazos,
como la yedra profunda.
Las hojas ríen al calor de tus besos,
lujuria exaltada bajo mi pecho,
oasis profundos de sudor,
labios como puentes
entre las líneas curvas de un seno.
Me desvelo en arrogancias supremas
en las radiales de una cama,
esperando, mordiendo el control
de proferir lunas mientras me amas.

EGO AMARE







No hay comentarios:

Publicar un comentario