jueves, 26 de noviembre de 2015

Javier Irigaray

Ir.
Buscar horizontes 
transparentes.
Crecer en las orillas
de caminos sin retorno.
Sentir el aliento
de fríos infiernos
en la espalda,
el latido
del magma
incandescente
que se expande
por dentro
y romper
en el rostro
el aire
insolente
de la patria 
de los peces.
Mas ir 
y saber
que el paisaje 
eres tú.





No hay comentarios:

Publicar un comentario