lunes, 22 de enero de 2018

Phil Collins - Another Day In Paradise (Official Music Video)

Eduardo Galeano






Ella estaba en el horizonte.
Me acerco dos pasos,
ella se aleja dos pasos.

Camino dos pasos y
el horizonte se corre
diez pasos más allá
Por mucho que yo camine,
nunca la alcanzaré.
¿Para que sirve la utopía?
Para eso sirve: para caminar.






Marinieves Sirvent






Estas ganas irrefrenables
de escribir...

Un folio en blanco,
un bolígrafo
y yo,
aquí sentada
haciéndome preguntas
--casi absurdas--
porque ya sé las respuestas.

Y es que
son tantas las veces que oigo
en mi interior, esa voz mía
insistente y machacona que me dice:
"Escribe, vamos, escribe "
a sabiendas
que yo no soy una profesional de las letras,
ni me considero escritora,
ni mucho menos, poeta.

Las redes sociales
son unas ventanas
que nos ofrecen la posibilidad
de abrirnos al mundo,
unas veces real
y otras tantas imaginario .

Así que, en esta mañana fría de enero,
abro un trocito de mi corazón:

No es la cosecha

ni el viento

ni la espuma

ni el sol..

No es nada lo que siento

si no tengo el pensamiento libre

de objetos punzantes.





 

miércoles, 17 de enero de 2018

Ana García Briones







 A Miguel Hernández


Un poeta de Orihuela
reposa bajo la tierra,
sus versos han nacido
en los jardines del alma.

El viento danza
con mi pelo,
y los recuerdos
se rebelan contra el olvido.

Grito los silencios
de un joven poeta
sentado en el andén
del hambre.

Volando sus sueños
en la soledad del frío,
en paisajes verdes
alfombrados de esperanza.

Los años caen
como las hojas secas,
los besos se quiebran
en la boca del mundo.

Arde mi corazón
con abrazos de otoño,
miles de aromas
nacen en mi pecho.


Anida en mi ser









 

Miguel Hernández







AZAHAR

Frontera de lo puro,

flor y fría.

Tu blancor de seis filos,

complemento,

en el principal mundo,

de tu aliento,

en un mundo resume un mediodía.

Astrólogo el ramaje en demasía,

de verde resultó jamás exento.

Ártica flor al sur: es necesario

tu desliz al buen curso del canario.




Jorge Novak Stojsic Sarac









qué tremenda
y ancestral tristeza
me abruma el alma

hay una dulzura lejana
que baila
entre gritos apagados
y silencio de sollozos

amaneció así mi mañana
y no hay lágrimas
para apaciguarla

no brotan

se han callado
los ojos viejos
y no les abren las ventanas
a la lluvia

la franja que vive
de los recuerdos
se ha llenado de fantasmas

mi padre
mi madre
mis hermanos
mis tíos y abuelos
que nunca he conocido

el olor a mi esposa

la mirada de mis amigos
más queridos

quizás la vida
me está avisando
que me acerco muy despacio
a todos ellos

por fin estoy llorando
joder







martes, 16 de enero de 2018

Miguel Angel Cañada Castellano






Niñas de la guerra


Si fui niña,

no me acuerdo,

sé, que fui sombra

en la arena, fui coces

de bestias ciegas

manoseando mi cuerpo; hija del yugo

que separan mis piernas,

esclava del dolor

mudo de mi silencio.

Seré la madre de tus hijos ciegos

y la desidia mansa

omisa de los pueblos.

Seré camino sin senda,

eslabón sin cadena,

capricho del mundo

que mira hacia otro lado

su vergüenza ajena.

Mujer que llevas

el éxodo en tus venas,

dejaste de ser niña

antes, de que lo fueras.



Poema publicado en el libro “La Fundación Ana de Paz en el Camino”